Consistorio multará con hasta 500 € a los dueños de perros que molesten o sean usados para ejercer la mendicidad

MÁLAGA, 15 (EUROPA PRESS)

La junta de gobierno local del Ayuntamiento de Málaga aprobó hoy el proyecto de una nueva ordenanza de tenencia de animales, en la que se recoge que el Consistorio sancionará las infracciones leves, como es el caso de que los perros molesten, que sean usados para ejercer la mendicidad o no denunciar la pérdida de un animal, con una multa que varía desde los 75 a los 500 euros.

Aunque las infracciones graves y muy graves, no son competencia del Ayuntamiento, ya que son de la Junta de Andalucía, éstas van de 501 a 2.000 a 2.001 a 30.000 euros, respectivamente.

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga, Araceli González, explicó en rueda de prensa que la nueva ordenanza sobre la tenencia de animales, que modifica y actualiza a la actual aprobada en 1994, pretende unificar los principios de las normativas existentes. Así, el citado documento se estructura en seis títulos y 42 artículos.

El documento presta "especial atención" a los animales peligrosos o potencialmente peligrosos, para los que se propone una normativa "más rigurosa" respecto a los requisitos para su tenencia. Así, González resaltó que sus dueños deben tener una serie de características, como ser mayor de edad o no haber sido privado en la tenencia de animales, entre otros.

La edil explicó que en la ordenanza se recoge las obligaciones que los propietarios tienen con los perros, como es su cuidado, protegerlos y vacunarlos, entre otros. Así, manifestó que los dueños de este tipo de perros se le expedirá una licencia vigente durante cinco años, la cual será necesario renovar pasado ese periodo de tiempo.

Además, resaltó que la ordenanza refleja distintas prohibiciones aunque precisó que son las mismas que recoge la ley, como por ejemplo la prohibición de la venta de perros a menores de 16 años o que los perros no pueden dormir en los balcones, entre otras.

En este sentido, la nueva ordenanza también recoge que los perros que pasen de los 20 kilos de peso deben llevar un bozal, además la propia correa debe tener unas condiciones específicas en función al perro. La edil resaltó que en la citada ordenanza se recoge que las personas que paseen a su perro tienen que recoger las deyecciones de éstos.

Por otro lado, en la junta de gobierno local también se ha aprobado la firma de un convenio de colaboración con la Universidad de Córdoba para la cesión de caballos que están acogidos en el Centro Zoosanitario, con el fin de que sean utilizados en el programa de prácticas con objeto docente que se realicen en la Facultad Veterinaria.