Costas acumula un centenar de expedientes de demolición de edificaciones ilegales en el litoral balear

Este lunes se iniciará la demolición de 14 casas varadero de Es Codelar, en Eivissa, situadas dentro del Parque Natural de Ses Salines

PALMA DE MALLORCA, 9 (EUROPA PRESS)

La Demarcación de Costas tiene en su haber un centenar de expedientes de órdenes de demolición de edificaciones situadas en la zona de dominio público y que, dado que incumplen la Ley de Costas al no disponer de ningún tipo de concesión, deben ser derribadas. La mayoría de los casos hacen referencia a paredes que penetran en el tramo de dominio público, así como a plataformas de cemento pegadas al mar o casas varadero.

Así lo aseguró en declaraciones a Europa Press el jefe de la Demarcación de Costas en Balears, Celestí Alomar, quien explicó que en Baleares "tenemos la ventaja" de que hace "muchos años" que existen normas de protección del territorio, por lo que hace tiempo que se trabaja para identificar los elementos que interrumpen el paso y demolernos en caso que sean ilegales.

Si la edificación data de antes de 1988 -cuando se aprobó la Ley de Costas- el propietario tiene derecho a una concesión. Ésta es de carácter gratuito y tiene una vigencia de 30 años, más otros 30 años. Pasado este tiempo, la concesión puede renovarse, pero ya dentro del régimen general de concesiones, por lo que debería "pagar un canon". Las concesiones anteriores a 1988 vencerán de forma definitiva en el año 2018.

En este sentido, las construcciones que penetran el dominio público se van identificando a medida que se realiza deslinde definitivo. En Baleares, detalló Alomar, está aprobado a día de hoy el 87 por ciento del deslinde en las cuatro islas y, según aseguró, al término de 2009 se habrá aprobado el 95 por ciento. Pese a que la administración cada vez es "más ágil y eficaz", es "muy probable" que haya más edificaciones ilegales, pero aún no están identificadas.

DEMOLICIÓN DE 14 CASITAS VARADERO

En este sentido, este lunes se empezará la demolición de 14 casas varadero de Es Codelar, en Eivissa, situadas dentro del parque natural de Ses salines. Se trata de casitas levantadas ilegalmente y que no están declaradas de Bien de Interés Cultural (BIC), puesto que muchas antiguas guaridas de embarcaciones de la costa cuentan con esta protección, por su encanto y por estar integradas de forma harmoniosa dentro del paisaje.

Sin embargo, en ese tramo del parque de Ses Salines figuran 14 casas varadero que la ley obliga a derruir por carecer de permiso. No fue hasta la aprobación de la Ley de Costas cuando los sistemas dunares quedaron contemplados como zonas de dominio público. Precisamente, desde Costas se trabaja para proteger estos tramos, y se ha actuado de forma intensa en Cala Mesquida, Es Trenc y cala Carbó.

UN CENTENAR DE CHIRINGUITOS SOBRE LA ARENA

Por otro lado, en Baleares hay 107 chiringuitos de playa situados en zonas arenosas, de los que sólo tres infringen la ley. Un panorama muy distinto al de otras comunidades, como Andalucía, donde la polémica está servida después de que el Gobierno haya indicado que varios de estos establecimientos veraniegos deben ser eliminados.

En el caso de Baleares, sin embargo, la mayoría de los chiringuitos cuentan con una autorización temporal, lo que significa que la concesión que autoriza su apertura finaliza con la llegada del otoño. Así, de los tres chiringuitos ilegales, hay dos que cuentan con una orden de demolición -situados en la Bahía de Palma y en Alcudia-, y serán eliminados este invierno. Existe un tercero, cuyo expediente administrativo "no está claro", apostilló Alomar.

En otro orden de cosas, Alomar indicó que Costas estudiará la petición del PSM, que el pasado jueves presentó ante esta Demarcación un conjunto de alegaciones al expediente que define el límite de dominio público marítimo-terrestre del tramo de costa correspondiente al municipio de Muro, con el objetivo de poder incluir parte de la finca de Son Bosc, lo que conllevaría la imposibilidad de construir el campo de golf en la zona.