Cruz Roja apuesta por el "envejecimiento activo" para favorecer la autonomía de las 106.000 personas mayores navarras

PAMPLONA, 30 (EUROPA PRESS)

Ante el día internacional de las personas mayores, que se celebra mañana, Cruz Roja apuesta por el "envejecimiento activo y saludable" como instrumento básico para prevenir situaciones de dependencia y asegurar una mayor autonomía personal y una mejor calidad de vida. En Navarra, según aseguró esta institución, residen 106.000 personas mayores de 65 años y en España, más de 7,5 millones.

Cruz Roja destacó que muchas de ellas se encuentran en situación de vulnerabilidad por diversos problemas, algunos derivados de patologías de la edad que pueden crear situaciones de dependencia y soledad. Así, la institución atendió durante 2008 en Navarra a más de 4.700 personas mayores y a cerca de 380.000 el conjunto del Estado.

Así, a través del Centro Anima, Cruz Roja ofrece a las personas mayores navarras participar en proyectos para el fomento del envejecimiento saludable, a través de actividades como los talleres de memoria, manejo de móviles o alfabetización informática. Además, por medio de la unidad sociosanitaria, ofrecen transporte adaptado a centros de día.

Por otro lado, la institución destacó que el 4 por ciento de las personas que realizan voluntariado total en Cruz Roja en Navarra supera los 60 años. Así, más de 60 personas mayores donan su tiempo para apoyar a los más vulnerables a través de los proyectos de la organización.

SITUACIONES DE DEPENDENCIA

Cruz Roja también apoya a las personas mayores en situación de dependencia, en su propio domicilio, cubriendo necesidades de cuidado personal o doméstico. Asimismo, apoya a las personas cuidadoras, en su mayoría mujeres, que dedican gran parte de su tiempo a cuidar a los mayores. Para ellas, la organización ofrece programas de apoyo psicológico, grupos de ayuda mutua o servicios de respiro.

La responsable del Programa de Personas Mayores de Cruz Roja Navarra, Idoia Urmeneta, afirmó que estos programas de respiro "son fundamentales para los cuidadores", ya que les permiten "mejorar su formación como cuidador a través de su asistencia a cursos, o les ayuda a que puedan disponer de tiempo libre para sus actividades de ocio, gracias a la presencia de un voluntario que ocupa su puesto durante un tiempo determinado".

Además, en apoyo a las personas cuidadoras, Cruz Roja editará antes de final de año un manual titulado 'Guía para cuidadores no profesionales', que tiene como objetivo mejorar su tarea.