Declaran los testigos de la avalancha de Ceuta en la que murieron dos porteadoras marroquíes, en espera de repatriación

CEUTA, 27 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional de Ceuta continúa tomando declaración a los testigos presenciales de la avalancha de 200 porteadores marroquíes que el pasado lunes causó la muerte de dos porteadoras de esta misma nacionalidad en los polígonos comerciales del Tarajal, mientras se espera que sus cuerpos sean repatriados al país vecino, algo que podría suceder hoy mismo según explicaron a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

Entre los testigos interrogados se cuentan empresarios de la zona, porteadores y periodistas, con cuyos testimonios se intenta esclarecer el motivo por el que los marroquíes comenzaron a correr en dirección al puente del Biutz, el paso peatonal por el que trasladan las mercancías que adquieren en Ceuta al otro lado de la frontera.

Según fuentes policiales, la hipótesis más verosímil es que fuera uno de los coordinadores de los porteadores quien les instara a apresurarse para llegar al puente, en cuya entrada se generan colapsos constantes para cruzarlo cuanto antes y realizar el mayor número posible de rotaciones entre ambos países.

La Policía también intenta aclarar por qué la "empinadísima" escalera donde resultaron aplastadas las dos mujeres marroquíes, de 53 y 32 años de edad, permanecía abierta desde hace un mes, aunque habitualmente los propios agentes bloqueaban su entrada con sus vehículos.

Sanidad Exterior está esperando que la funeraria local que se hará cargo del traslado de los cadáveres reúna el certificado de defunción que debe emitir el forense, la autorización para el enterramiento que firma el juez del Registro Civil, el certificado de ensalbamiento de la Consejería de Sanidad y la documentación de las autoridades marroquíes que garantiza que se reciben los cuerpos.

Todos los trámites podrían quedar cumplimentados hoy mismo, aunque permanece la incógnita de si los gastos del traslado los pagará el colectivo de empresarios del Tarajal, que ha organizado una colecta para las familias de las fallecidas, o la Feeri, que también se ha ofrecido a colaborar.