Demetrio Madrid dice sobre Camps que él hubiera dimitido "a los 5 minutos"

  • Valladolid, 20 may (EFE).- El primer presidente de Castilla y León, Demetrio Madrid (PSOE), ha asegurado hoy que hubiera dimitido "a los cinco minutos" de encontrarse en la situación del president de la Generalitat, Francisco Camps, que está imputado por el "caso Gürtel".

Valladolid, 20 may (EFE).- El primer presidente de Castilla y León, Demetrio Madrid (PSOE), ha asegurado hoy que hubiera dimitido "a los cinco minutos" de encontrarse en la situación del president de la Generalitat, Francisco Camps, que está imputado por el "caso Gürtel".

Demetrio Madrid presentó su dimisión como presidente autonómico en octubre de 1986, nada más conocer que había sido procesado por un caso particular relacionado una empresa familiar, de la que ya no era titular y del que salió absuelto.

"Yo hubiera dimitido", ha sentenciado Demetrio Madrid en una entrevista con EFE, minutos después de que Camps compareciera ante el juez que investiga su supuesta vinculación con la trama de corrupción del "caso Gürtel".

"Que haga lo que su conciencia le dicte, allá ellos, eso retrata a las personas", aunque "jurídicamente no está obligado" y se acepta "democráticamente" que pueda mantenerse en el cargo, según Madrid, quien ha recordado sin embargo que cuando él dimitió, por un problema personal, llegó a la conclusión de que "no podía estar de presidente y estar a la vez en los tribunales".

Ha denunciado las "distintas varas de medir" que está aplicando el PP respecto a la investigación judicial del "caso Gürtel", ya que "ha obligado a dimitir" a algunos de los implicados en la Comunidad de Madrid y no a los de la Comunitat Valenciana.

El ex presidente de la Junta de Castilla y León ha relacionado esta situación con el "cierto clientelismo" que tiene en Valencia el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, y que, en su opinión, no se produce en la Comunidad madrileña. "El PP está rodeado", ha resumido.

Madrid ha sostenido que fue su "ingenuidad" la que le llevó a pensar que la dimisión como presidente autonómico se serviría para aclarar más fácilmente su situación jurídica y que "saldría triunfante" de los tribunales para volver a concurrir a las elecciones de 1987.

"Pero me topé con la Justicia. No hay derecho a empaquetar injustamente, como después se vio, al presidente de toda una Comunidad y no resolverlo de una forma inmediata. La Justicia que no es rápida no es Justicia".

El dirigente socialista ha defendido el derecho de los ciudadanos de a pie a mantener la "conquista democrática" de la presunción de inocencia y llevarla "hasta las últimas consecuencias", aunque ha puntualizado que "en la vida pública" los políticos no deben "usar" su condición para afrontar su situación personal ante la Justicia, sino presentarse "como una persona normal".

"No pasa nada por dimitir, la vida sigue igual", aunque el precio político que se debe pagar "es muy alto" en opinión de Madrid, porque en el caso de Castilla y León está convencido de que su dimisión cambió los resultados electorales de 1987, cuando el PP accedió al Gobierno autonómico tras un acuerdo con el CDS y Democracia Cristiana.

Demetrio Madrid ha rememorado también la "tibieza" de algunos de sus compañeros de partido para defender su legitimidad para mantenerse como presidente de la Junta a pesar del procesamiento judicial, aunque sus críticas se centran en José María Aznar, que era jefe de la oposición en aquel momento.

Ha lamentado en este sentido que en la historia haya quedado escrito que dimitió después de que Aznar dijera que le daba 24 horas para abandonar el cargo, ya que en realidad pidió la dimisión cuando sabía que lo iba a hacer porque se le informó previamente. "Eso es lo que caracteriza al personaje y su catadura", ha zanjado.