Dos empresas cántabras sustituyen sustancias tóxicas en sus procesos productivos por otras más respetuosas

Se trata de Austral Sport y la Residencia Santa Ana y forma parte de un proyecto de Comisiones Obreras

SANTANDER, 15 (EUROPA PRESS)

El Proyecto prevención y control de sustancias disolventes peligrosas promovido por CC.OO. para eliminar la utilización de sustancias tóxicas en los procesos productivos de las empresas ha dado sus primeros frutos en Cantabria. Internacional Austral Sport, en el sector textil, y la Residencia Santa Ana, en el sanitario, han sustituido con éxito de su actividad diaria productos peligrosos por otros más respetuosos con la salud y el medio ambiente.

Según explicó el secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de CC.OO. de Cantabria, Alberto López Allende, en este proyecto, iniciado en 2007, han participado 17 empresas de la región, que han aportado 97 productos que contenían 328 sustancias tóxicas distintas. Tras diferentes estudios, se promovió la sustitución de una docena de ellos, de los que los dos citados han llegado a implantarse.

En el caso de Austral Sport, empresa dedicada a la fabricación y venta de prendas deportivas, López Allende indicó que se ha conseguido sustituir el producto utilizado para la limpieza de las pantallas de serigrafía, "altamente corrosivo y peligroso para el medio ambiente, ya que contenía entre un 30 y un 50 por ciento de hipoclorito de sodio, por otro producto sin componentes peligrosos".

Por su parte, en la Residencia geriátrica Santa Ana, el responsable de CC.OO. subrayó que se ha sustituido el desinfectante ambiental, "un producto irritante y peligroso que contenía un probable cancerígeno, según la Internacional Agency for Research on Cancer (IARC) por otro producto menos peligroso".

Tras calificar a estos procesos de sustitución como "las herramientas de prevención más poderosas", López Allende resaltó el trabajo de colaboración llevado a cabo en cada caso por las federaciones afectadas, los delegados de prevención y las propias empresas, "sin cuyo concurso difícilmente hubiéramos podido alcanzar estos objetivos", apuntó.

El Proyecto prevención y control de sustancias disolventes peligrosas ha sido impulsado conjuntamente por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) y las secretarías de Salud Laboral y Medio Ambiente de CC.OO. de Cantabria, Aragón, Madrid y País Valenciá y financiado por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales.