Dos libros sobre el conflicto con Aragón por el arte, entre los más vendidos en Lleida

LLEIDA, 23 (EUROPA PRESS)

El escritor sueco Stieg Larson, con 'Los hombres que no amaban a las mujeres' (Destino/Columna) y 'La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina' (Destino/Columna), es el autor más vendido en Lleida, según las principales librerías, que también coinciden en que dos libros sobre el conflicto entre los obispados de Barbastro-Monzón y de Lleida serán con toda probabilidad las obras de autores leridanos que más se venderán hoy.

Se trata de 'El Complot', del periodista Eugeni Casanova, sobre la segregación del Obispado de Lleida --origen del litigio entre Aragón y Lleida--, y 'El dietari del Bisbe Josep Messeguer' (Pagès), en la que los autores, Carmen Bernabé e Isidre Puig, recogen las anotaciones del que fuera obispo de Lleida entre 1890 y 1905 sobre la adquisición a las parroquias de la Franja de las obras ahora en disputa.

'El llibre de les punxes', una antología de 300 artículos de opinión publicados en la portada del diario 'La Mañana' elaborada por el ex director de publicaciones Josep Ramon Correal, y la novela gráfica sobre la inmigración 'El Nord', de Miquel Bergés y Josep Maria Cazares, son otras de las obras más vendidas, según el presidente del gremio de libreros de Lleida, Jordi Caselles, que prevé que en la provincia se repitan las ventas del año pasado, unos 20.000 libros.

José Antonio Labordeta, con 'Memorias de un Beduino', y Javier Cercas, con 'Anatomía de un Instante', son algunos de los autores que más prefirieron los leridanos en un año en que ha triunfado la no ficción, según el ex presidente del gremio de libreros, Miquel Bernal, quien también citó entre los más vendidos 'El Silenci', de Gaspar Hernández.

A la espera de tener las cifras de ventas definitivas, Bernal consideró que, entre libros de autores leridanos más vendidos, además de los relacionados con el conflicto con Aragón, tendrá buenas cifras 'Economia a l'abast', del economista Ramon Morell.

El presidente de la Diputación de Lleida, Jaume Gilabert, subrayó la necesidad y dificultad de "incorporar y fomentar la participación de los recién llegados en esta celebración", que definió como un acto para reafirmar la identidad catalana. También animó a los asistentes a la recepción oficial en el Institut d'Estudis Ilerdencs a comprar libros de autores de la demarcación y a promover la lectura entre los niños.