Duran i Lleida: “Mi tono será el de moción de censura”


El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida comenzó su intervención duro, sin ambages, pero evadiendo el tono descalificativo de las intervenciones entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. “Mi tono será el de moción de censura”, le advirtió al presidente del Gobierno nada más comenzar, al que también ha acusado de esconder durante meses la crisis para “mantener el poder”.

El líder de la coalición catalana ha basado sus reproches al Gobierno en la crisis y la situación económica que atraviesa el país actualmente. Su balance de la actual legislatura tiene un resultado “negativo” y ha reprochado al presidente del Gobierno que haya dejado atrás dos activos “relevantes” de la anterior legislatura: el “talante” y la “España plural”, un concepto “kleenex” -ha dicho- que ha dado paso a la “uniformización”.

Duran ha reiterado al presidente del Gobierno su petición de que lidere un acuerdo amplio político y social que minimice los efectos de la crisis y garantice el salir en condiciones de ella. Por el contrario, ha dicho, Zapatero ha preferido la soledad, aprobando propuestas inconexas, que ni son eficaces, ni compensan el esfuerzo fiscal que suponen. Asimismo, ha afirmado que la ciudadanía lo que pide es “unión, motivación y esfuerzos”, para salir de la crisis cuanto antes.

El portavoz de CiU ha mostrado su disconformidad con el Plan E, en el que el Gobierno, en su opinión, ha improvisado y aprobado de forma dispersa medidas que nadie sabe cómo beneficiará a la economía. En cambio, ha valorado las decisiones del Ejecutivo de garantizar los avales al sistema financiero, suprimir el Impuesto sobre el Patrimonio y prorrogar los incentivos fiscales a I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

Además ha defendido una reforma laboral y ha subrayado que si los agentes sociales no se ponen de acuerdo Zapatero no debe rehuir la responsabilidad de tomar decisiones. Para Duran, lo que España necesita es líderes que estén dispuestos a perder votos a costa de tomar medidas que no siempre serán populares.

El portavoz de CiU ha adelantado que apoyará el plan de incentivos para la compra de automóviles, si bien ha pedido que no se olvide de las motocicletas, ciclomotores, vehículos agrícolas e industriales.

Por otra parte, ha incidido en su desacuerdo con el pacto del Gobierno central y el de la Generalitat para la cesión del servicio de cercanías, cuyo contenido “lo único que dice es que la Generalitat se subrogará en la posición de la Administración General del Estado, pero no dice nada de las infraestructuras o de las inversiones”.

Duran ha instado que es necesario un Plan Estatal de Inversión en Infraestructuras que alcanzaría una dotación de un punto anual del PIB. Ha mostrado asimismo su preocupación por que el Gobierno “no haga suyo el modelo autonómico y lo mire -ha subrayado- con recelo” y le ha pedido que dé respuesta a los planteamientos contenidos en las últimas reformas estatutarias. ”De los incumplimientos, el que clama al cielo es el de la financiación”, ha añadido el portavoz de CiU, para quien Zapatero ha “agravado todavía más” la situación volviendo a aplazar el acuerdo a julio.

En el caso de Cataluña, ha dicho, “el tema es grave en las formas y en el fondo” porque el Estatuto de esta comunidad debe cumplirse, como toda ley, y porque Zapatero -ha recordado- “dio su palabra” en este sentido. En resumen, ha pedido al jefe del Ejecutivo que “deje de ser injusto” con Cataluña, que ofrezca una “financiación justa” y que cumpla con el Estatuto