Ecologistas alertan de que Ley de Parques Nacionales convertirá estos enclaves en "parques temáticos de la caza y la pesca"

  • El anteproyecto de Ley de Parques Nacionales "no aclara" que la caza y la pesca vayan a estar prohibidas ni tampoco resuelve los problemas en la gestión, según las ONG ecologistas.

  • Consideran que el borrador de la ley permite particularidades que podrían convertir a estos enclaves en "parques temáticos" con una deriva "preocupante".

(EUROPA PRESS) El anteproyecto de Ley de Parques Nacionales analizado favorablemente este viernes en el Consejo de Ministros "no aclara" que la caza y la pesca vayan a estar prohibidas ni tampoco resuelve los problemas en la gestión, según las ONG ecologistas, que consideran que el borrador de la ley permite particularidades que podrían convertir a estos enclaves en "parques temáticos" con una deriva "preocupante".

En declaraciones a Europa Press, el director ejecutivo de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha lamentado que el anteproyecto "confirma lo que temían" las organizaciones ecologistas y ha mostrado su preocupación porque el texto no resuelve de forma clara el tema de la caza a pesar de que la califica como actividad incompatible.

"Estamos en absoluto desacuerdo porque abre una puerta trasera para que el control de poblaciones puedan realizarlo los propietarios o titulares de derechos en los parques, lo que es igual que decir que se va a conveniar con los propietarios que cacen en los parques", ha manifestado. "Por ahí se va a colar la caza en algunos de los parques como Cabañeros, Monfragüe o Picos de Europa", ha advertido por lo que ha anunciado que van a luchar y a decir al Ministerio que sea "tajante" y que "elimine esta peligrosa ambigüedad".

Además, ha valorado que la ley general básica debe ser igual para todos los parques, mientras que esta crea excepciones que tienen el riesgo de ampliarse en la tramitación parlamentaria de la norma a petición de los intereses de las comunidades autónomas. En este caso, ha dicho que el régimen general se abre a excepciones que son "inadmisibles" y que "no son tradicionales".

BRECHAS AMBIGUAS

Por ello, ha recordado que los Parques Nacionales son la figura de conservación por excelencia del la biodiversidad en España por lo que no pueden abrirse "brechas en su conservación" ni tener un marcado sentido economicista. En todo caso, opina que es necesaria una nueva ley que ordene la gestión en los parques y evite la nefasta deriva que están adquiriendo.

Mientras, la directora ejecutiva de SEO/BirfLife, Asunción Ruiz, ha manifestado que esta ley solo tendrá sentido si está a la altura de la importancia de las joyas de la naturaleza en España por lo que exige al nuevo texto "rotundidad y determinación" para mejorar la conservación y fortalecer la coordinación adecuada de esta red.

A su juicio, la nueva Ley debe eliminar las "indefiniciones y ambigüedades" en relación con la caza y a no crear "nuevas expectativas", al tiempo que ha subrayado que la actividad cinegética es "incompatible" con la conservación en un Parque Nacional. "Así debe ser si queremos mantener prestigio internacional", ha insistido.

Por ello, quiere que el texto establezca un plazo claro que elimine de manera definitiva y "en todos" los enclaves las actividades incompatibles que en la actualidad se desarrollan en ellos. "La Ley debe estar totalmente exenta de excepciones negociadas, que la debiliten", ha añadido.

Ruiz ha insistido en que la Ley debe definir "perfectamente" que los parques nacionales son bienes de interés general del Patrimonio Natural de todos los españoles que, "en ningún caso pueden ponerse en riesgo" y acusa al proyecto de ley de introducir en la gestión de estos enclaves el espíritu comercial.

Asimismo, el portavoz de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, ha denunciado que el texto del anteproyecto no soluciona los problemas de los parques nacionales que están "en una dinámica de degradación, donde la gestión no es común sino que cada comunidad autónoma hace lo que quiere". Es más, ha dicho que esta ley va a agravar el problema de la gestión al introducir excepciones, al tiempo que ha recordado que la navegación estaba hasta ahora prohibida en Monfragüe.

HACER CAJA DE LOS PARQUES NACIONALES

En este sentido, ha advertido de que esto abre la puerta a que otras comunidades autónomas exijan poder navegar también, por ejemplo en los lagos de Picos de Europa. En su opinión, el nuevo texto reduce la protección al permitirse actividades turístico recreativas, aunque no se opone a actividad económica a través de visitas guiadas.

Al igual que las demás ONG ambientales, Oberhuber critica que se seguirá permitiendo la caza bajo la excusa del control de poblaciones y pide que no se deje ni a los cazadores, ni a las fincas organizar cacerías con la etiqueta del control de población, así como esclarecer el plazo en que se deberá finalizar las actividades incompatibles.

En todo caso, si bien ve algunos aspectos positivos en el anteproyecto, sobre todo en materia de participación, considera necesario un acuerdo entre todas las administraciones competentes con el Gobierno para conjugar la gestión, solucionar algunos problemas y, en definitiva, asegurar su conservación.

Por su parte, el director ejecutivo de Greenpeace, Mario Rodríguez, ha lamentado que el proyecto actual "no cambia sustancialmente" el anterior e incluso empeora algunos aspectos, al tiempo que introduce elementos preocupantes como la caza al no hablar de quién ejecutará el control de poblaciones. "Estamos hablando de las joyas de la Corona y me pone los pelos de punta esta ambigüedad calculada que no concreta algo tan claro como el control de poblaciones", ha apostillado.

Por ello, ha sentenciado que esta les es oscura y crea organismos de coordinación pero no de gestión conjunta y unitaria. En cuanto a la navegación y el vuelo sin motor, el representante de Greenpeace no los considera usos tradicionales y ha lamentado que los Parques Nacionales vayan a estar ligados a la Marca España, que está ligada al desarrollo economicista.

"Nos preocupa pasar de parque nacional a parque temático. Un país que tiene una red bien conservada es una buena tarjeta de presentación, pero con el objetivo de la conservación se abren ambigüedades peligrosas y actividades económicas preocupantes", ha añadido.

Finalmente, ha indicado que para Greenpeace, salvo algunos matices, no ha valido la pena todo el esfuerzo para cambiar esta ley y propone que la ley actual funcione. "No es necesario cambiar la ley si no va a mejorar la gestión de los parques que no es eficaz ni de calidad como debería ser", ha concluido.