Educación implantará en ESO la reutilización de libros de texto para lograr la progresiva gratuidad de los mismos

PALMA DE MALLORCA, 30 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Educación y Cultura implantará a partir del próximo curso lectivo el sistema de reutilización de libros de texto en Educación Secundaria, aunque en una primera fase sólo lo llevará a cabo en los tres primeros cursos de este ciclo con el objetivo de concienciar a los estudiantes sobre la necesidad de cuidar el material escolar, y con el horizonte de implantar la gratuidad de los libros en los centros públicos y concertado de manera progresiva.

Así lo detalló en rueda de prensa el director de Innovación y Formación del Profesorado, Josep Serra, quien informó de que se trata de una iniciativa que ya se realiza en Educación Primaria y que este año contó con la participación de 127 centros educativos y un total de 7.911 alumnos.

La orden fue publicada en el día de ayer en el Boletín Oficial de las Islas Baleares (BOIB). Detalló que esta actuación, que se implantará en cuarto de ESO a partir del curso 2010-2011, consiste en que una vez comprados los libros se guarde el tíquet y cuando se llega a finales de curso los libros son "entregados" al centro, que los usará posteriormente con otros alumnos que se adhieran a este programa.

Por lo que, en función del buen uso que se les den a los libros, un alumno puede obtener los libros del todo el ciclo de Secundaria --de primero a cuarto-- de forma "totalmente gratuita". En este sentido, Serra incidió en que el plazo de inscripción termina el próximo día 10 de octubre.

De esta forma, un alumno que devuelve los libros en "buenas condiciones" para ser usados por otros compañeros en sucesivos años, no deberá pagar ninguna cuota o "fondo de libros y material didáctico", que además contará con aportaciones de unos 100 euros "más o menos" por alumno y centro por parte de la Conselleria o de "de diferentes instituciones públicas o privadas".

En este sentido, Serra mantuvo que esta iniciativa supone un "impulso definitivo" a un modelo que apuesta "por la educación desde la práctica en valores medioambientales, solidarios, responsables y sostenibles", al tiempo que supone un "importante" ahorro económico para las familias de los estudiantes.