El Ayuntamiento aprueba los precios de la comida a domicilio para mayores, que costarán como máximo 5,71 euros

Rogamos a nuestros abonados que sustituyan esta noticia por la anterior sobre el mismo tema

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid aprobó hoy en el Pleno, con los votos favorables del PP, los nuevos precios públicos por la prestación del servicio de comida a domicilio, destinado a los mayores de la ciudad, que irán desde algo menos de un euro por el menú diario para las rentas más bajas hasta los 5,71 para las más altas.

De este modo, como explicaron fuentes del área que preside Concepción Dancausa, el precio de la contraprestación que abonan los usuarios baja hasta cuatro céntimos con respecto a la tarifa actual ya que el precio inicial de licitación era de 5,90 euros pero las empresas que optaron al concurso incluyeron mejoras, con importes por debajo de esa cifra, quedando el precio final en esos 5,71 euros.

Por su parte, Dancausa señaló en el Pleno ordinario celebrado hoy que los nuevos precios siguen apostando por el copago, ya que los usuarios aportan prácticamente la mitad del importe real, y que se han actualizado teniendo en cuenta los costes del servicio, sumando los de las materias primas y los del personal. La edil hizo especial hincapié en la calidad de este servicio, creado en 2005 por el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, ya que "nadie (que lo necesite) se queda sin este recurso".

Los precios fueron criticados por la concejala socialista Carmen Sánchez Carazo porque afirmó que los mayores sólo pueden optar a cinco comidas a la semana, por lo que "tienen que estirar la comida, pasar ayuno y abstención", un hecho especialmente grave cuando el 4 por ciento de los mayores madrileños presentan riesgo de malnutrición, lo que representa un total de 24.500 personas.

"Si disminuyeran sólo un euro (los precios) podrían tener comida todos los días, lo que representaría una carga de 400.000 euros al año para el Ayuntamiento", calculó la edil del PSOE, que dijo que esta cantidad se despilfarra en "cualquier evento" o en "edificios alquilados que no se usan", como el del número 8 de la calle Rafael Calvo o el del centro cultural de Raimundo Fernández de Villaverde.