El Ayuntamiento de Madrid retrasa el derribo de una de las últimas chabolas de la colonia los Trigales

MADRID, 23 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN)

El Ayuntamiento de Madrid retrasó hoy el derribo de una de las últimas chabolas que quedan en pie en la colonia los Trigales del Puente de Vallecas, en Madrid, habitada por una mujer de 45 años y sus dos hijas.

El abogado de la familia, Roberto Alonso Martín, denunció ayer que la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid no tenía orden judicial para proceder a la demolición. "Han intentado instar el desalojo judicialmente en dos ocasiones y no han podido, nosotros hemos ganado", recalcó.

Sin embargo, Urbanismo aseguró ayer que cumple todos los requisitos establecidos legalmente para el desalojo de esta chabola. Según fuentes consultadas, se solicitó con anterioridad al Juzgado autorización de entrada en domicilio, al no abandonar voluntariamente la finca la interesada tras comunicarle el preceptivo desahucio administrativo.

El Juzgado denegó la entrada, en base a un defecto procedimental, que debía ser subsanado por la Administración. "Dicho defecto, se está subsanando con las actuaciones de lanzamiento administrativo que se llevan a cabo en este momento, de acuerdo con la resolución judicial", indicaron las mismas fuentes.

Mari Carmen afirmó que nació "en una de estas casas" en la época en la que llegaron a vivir en el poblado chabolista "por lo menos 30 familias". "Sé que me tengo que ir y me iré pero cuando un juez me lo diga o cuando ellos --el Ayuntamiento de Madrid-- me den un realojo", indicó.

El Ayuntamiento de Madrid lleva desalojando a las familias de esta colonia desde el año 2005, con el objetivo de proceder a las obras de urbanización de la ampliación de Mercamadrid, donde se prevé transformar una superficie de 453.000 metros cuadrados de suelo para hacer crecer en un 25 por ciento el complejo alimentario.

Precisamente uno de los mayores problemas con el que se encuentra la familia son estas obras que ya les rodean completamente y que le han provocado importantes grietas en las paredes y muros de la vivienda. "Cada vez estamos más rodeados. Han ido echando montones de tierra para amedrentarnos y que nos vayamos", denunció María del Carmen.

Esta familia reclama un realojo que hasta el día de hoy se les ha denegado, aunque exista una empresa que posee "el convenio para el realojamiento de la población aquí residente". "Ni se nos facilita una copia del convenio de realojamiento", lamentó.