El Banco de Alimentos de Teruel comienza su actividad de la mano de la Fundación Impulso para ayudar a los necesitados

TERUEL, 21 (EUROPA PRESS)

El Banco de Alimentos de Teruel se ha inaugurado hoy con el objetivo de potenciar la labor que hasta ahora venía desarrollando el Banco de Alimentos de Aragón: buscar, solicitar y recuperar excedentes alimenticios y redistribuirlos entre las instituciones benéficas, sociales y asistenciales enclavadas en el ámbito provincial de Teruel que tengan contacto más cercano con los colectivos más necesitados.

La inauguración ha tenido lugar en la nave que la Fundación Impulso ha alquilado en Platea, en Teruel, para almacenar los alimentos que van a ser distribuidos, según informaron fuentes de la fundación en un comunicado.

El vicepresidente de la Fundación Impulso, Pedro Casas, explicó todas las acciones que el grupo viene realizando desde el año 2004 en materia de integración sociolaboral de los colectivos más desfavorecidos. "Teníamos una cuenta pendiente y era ayudar a nuestros paisanos que no tienen acceso ni a lo más elemental, a los alimentos", apuntó.

Casas continuó explicando que el Banco de Alimentos de Aragón estaba haciendo una gran labor en Teruel, repartiendo los alimentos procedentes del Fondo Español de Garantía Agraria, "pero queríamos hacerlo desde aquí y complementar los envíos con aportaciones de las empresas turolenses, para llegar a más personas necesitadas".

A continuación, el presidente de la Fundación Impulso, José María Peña, explicó en qué consiste un banco de alimentos y realizó una introducción histórica de los mismos, haciendo hincapié en que son siempre "entidades sin ánimo de lucro que se asientan en tres pilares: alimentos, voluntarios que los distribuyan y personas con necesidades básicas; y con tres principios básicos: solidaridad, eficacia y transparencia".

El presidente de la Fundación Impulso hizo un llamamiento para conseguir tanto voluntarios que colaboren en las tareas de logística, como para atraer empresas e instituciones que aporten tanto medios económicos, para mantener las instalaciones, como alimentos.