El cambio se llama López


Por primera vez en la historia de la democracia, un no nacionalista se sentará en el sillón de Ajuria-Enea y desalojará al PNV de un puesto que no ha abandonado en los últimos treinta años. El apoyo del Partido Popular ha sido la clave para que, ahora sí, el hijo del histórico Eduardo López Albizu “Lalo”, pueda ser investido lehendakari.

El nuevo discurso del socialismo vasco parte de la base del diálogo y los acuerdos con el resto de participantes del puzle de partidos ante el que se enfrenta. Delante no tendrá a una izquierda abertzale radical, ilegalizada desde los juzgados, pero tendrá a un PNV con los ánimos encendidos que se resiste a abandonar los resortes del poder. La crisis y el fin de ETA serán las primeras tareas en las que se pondrá a trabajar el nuevo Gobierno.

En la investidura se juega algo más que un simple cambio de gobierno. Como muestra de las expectativas despertadas, destaca la asistencia de más de 300 periodistas, entre ellos los corresponsales de medios como Al Jazeera, RNC Handelsblad de Holanda o el Diario El Nacional de Venezuela. Habrá 500 personalidades de la vida política y social, incluido el líder del PP, Mariano Rajoy, que quiere destacar, con este gesto, el apoyo de su partido a una apuesta de cambio en el País Vasco, que deje atrás la dinámica nacionalista.

Las miradas también estarán puestas en este inédito entendimiento entre socialistas y populares, y desde las filas nacionalistas hay quienes apuestan a que no tardarán en tirarse los trastos a la cabeza.

Los dos candidatos que se postularán para la lehendakaritza, Juan José Ibarretxe, por el PNV, y Patxi López, por el PSE-EE, presentarán su programa de Gobierno durante tres cuartos de hora cada uno. Tras el debate, se dará por finalizada la sesión con las votaciones que, de seguir las previsiones, se cerrarán en la primera votación al contar el nuevo Ejecutivo con los 25 votos de su grupo (PSE-EE), los 13 del PP y el único de UPyD, 39 en total.

Será bien entrada la tarde. A esa hora habrá comenzado la era López.