El Complejo Hospitalario de Vigo es el único gallego que aplica una técnica para voltear los fetos que están de nalgas

El porcentaje de éxito se sitúa en el 60 por ciento y desde el comienzo de utilización ha disminuido el número de cesáreas

VIGO, 20 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Obstetricia y Ginecología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) es el único de Galicia, y uno de los pocos de España, que ofrece la técnica denominada versión cefálica externa (VCE), que permite poder dar la vuelta a los fetos que están de nalgas, colocándolos en una "presentación cefálica" más favorable para el parte.

Este procedimiento, que se puede emplear tanto en los fetos que están de nalgas --posición podálica-- como en los que permanecen atravesados, para colocarlos de cabeza, se realiza en Vigo desde principios de año y consiste en una manipulación externa, realizada por facultativos, sobre la pared abdominal de la madre.

El objetivo es reducir el número de partos de nalgas, la causa más frecuente de realización de cesáreas. Según explicó el jefe de Ginecología y Obstetricia del Chuvi, Carlos López Ramón y Cajal, el procedimiento por cesárea "aumenta las complicaciones para la madre y no elimina totalmente los riesgos para el feto".

De hecho, "entre un dos y tres por ciento de los casos, la extracción de los fetos de nalgas o en transversa durante una cesárea puede llegar a ser muy difícil y entrañar problemas en el nacimiento", añadió.

La posición habitual de un feto al nacer es con su cabeza hacia abajo --presentación cefálica--, pero en los embarazos a término --a partir de la semana 37 de gestación-- aproximadamente el tres por ciento de los fetos se encuentran con las nalgas hacia abajo --presentación podálica--. Otras veces, aunque con menor frecuencia, incluso llegan a estar en situación transversa.

EFICACIA

En términos generales, la eficacia de la VCE oscila entre un 35 y un 70 por ciento, y en el Chuvi la tasa está en el 60 por ciento. Según el responsable de Ginecología y Obstetricia, la versión cefálica está suponiendo "una reducción importante del porcentaje de cesáreas realizadas por presentación de nalgas", que han bajado del tres al uno por ciento. Además, hasta el momento, todas las mujeres en las que se consiguió realizarla "pudieron tener un parto normal".

De todas formas, existen una serie de casos en los que no se puede aplicar la técnica, como pueden ser los embarazos múltiples, rupturas de la bolsa, contraindicación para el parto vaginal, poca cantidad de líquido amniótico o cuando el feto es muy grande.

INGRESO

La versión cefálica externa requiere el ingreso hospitalario de la madre y, antes de someterse a él, la paciente deberá pasar varios tipos de pruebas --analítica, test basal y ecografía-- además de comprobar que no existen contraindicaciones.

A la mujer se le administrará una medicación para relajar el útero y favorecer la maniobra, ya que ésta se realizará sin anestesia. Todo el proceso se monitoriza mediante ecografía y, en caso de detectarse problemas, se interrumpe la prueba. Una vez finalizada, se realiza un nuevo test basal para comprobar la eficacia.

López Ramón y Cajal precisó que pese a tratarse de un procedimiento "muy seguro" para la madre o el feto, "no está exento de riesgos o complicaciones" siendo el más común, en un dos por ciento de los casos, que el feto se coloque otra vez de valgas. No obstante, si esto ocurriese "podría intentarse una nueva versión", explicó el facultativo.