El Consejo de la Juventud de Ceuta decide disolverse con un agujero contable de casi 200.000 euros

CEUTA, 23 (EUROPA PRESS)

El Consejo de la Juventud de Ceuta (CJCE) decidió hoy en asamblea extraordinaria disolverse después de que ninguna de las entidades reunidas aceptase entrar en otra comisión gestora ni viese salida alguna al agujero contable que, según se dijo en la reunión, asciende ya a 200.000 euros.

Tras casi cuatro horas de debate los representantes de Nuevas Generaciones, Juventudes Socialistas y Jóvenes Demócratas --la organización juvenil vinculada al principal partido localista, UDCE, líder de la oposición en la Cámara autonómica-- decantaron la balanza a favor de la disolución, mientras que el resto de las asociaciones juveniles se abstuvieron en la votación definitiva.

El CJCE, con 25 años de historia, vio suspendida la asamblea ordinaria que iba a celebrarse el pasado 4 de abril al detectarse deudas por un importe superior a 50.000 euros con empresas privadas, la Seguridad Social y Hacienda, en algunos casos desde 2005. Entonces se puso al frente del organismo una Comisión Gestora que hoy dio por terminado su mandato.

Su presidente, Óscar Pérez, aseguró hoy ante la asamblea que la deuda del Consejo se acerca ya a los 200.000 euros después de que el Gobierno local no haya aceptado las justificaciones aportadas por la ex presidenta del CJCE, Mariam Mohamed, para acreditar el uso de los 120.000 euros en subvenciones que recibía anualmente el Consejo como única fuente de ingresos. "El Ejecutivo local nos pide ahora que devolvamos el dinero y además el teléfono, que no se pagaba desde diciembre, acumula también 3.000 euros de impagos", explicó Pérez.

El CJCE tenía tres trabajadores contratados que no cobran desde hace dos meses y que también perderán sus empleos. Además la gestión del organismo ha sido llevada a la Fiscalía por UDCE-IU y la propia Gestora.

El fiscal decidió hace ya dos semanas iniciar dos investigaciones, una de ellas por un presunto delito de malversación de fondos contra la Permanente que dirigía Mohamed y otro por supuesta prevaricación contra las dos consejeras que firmaban los convenios que financiaban el Consejo, las de Juventud, Kissy Chandiramani, y Sanidad, Adela Nieto, número 30 en la lista del PP a las próximas elecciones.