El Defensor del Menor recuerda que las clínicas de circuncisión a menores se cerraron gracias a la denuncia ciudadana

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo canalda, recordó hoy que las clínicas ilegales en las que se practicaban circuncisiones a menores en el barrio de La Guindalera se han cerrado gracias a la coodinación entre las instituciones y a la denuncia de la ciudadanía.

En este sentido, Canalda instó a todo aquel que conozca una situación de estas características a denunciarlo ante las autoridades con el fin de evitar que se siguen realizando prácticas ilegales. "El hecho de que existan estas clínicas me parece mal", aseveró el Defensor del Menor a Europa Press, quien destacó la concienciación de la sociedad a la hora de conocerse "este tipo de cosas".

"Esta clínica llevaba bastante tiempo funcionando y ha sido la denuncia de un ciudadano la que ha permitido su cierre. También se han coordinado las administraciones y hemos logrado cerrar esta clínica, lo cual es una buena noticia", apostilló.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y la Junta de distrito de Salamanca precintaron hoy una clínica ilegal en la que presuntamente se practicaban circuncisiones a menores, después de una operación de la Policía Municipal tras recibir un expediente del Defensor del Menor, en el que se recogían denuncias sobre llantos de niños en un pisos.

Los policías municipales localizaron el inmueble en un semisótano de la calle Coslada, en el madrileño barrio de La Guindalera. Los agentes tutores acudieron a la vivienda, en la que aparecía un rótulo sobre servicios médicos, y contactaron con una pareja que manifestó haber ido al citado lugar para realizar una circuncisión a su hijo. Según fuentes de la investigación, las circunscripciones se realizaban a niños de familias musulmanas.