El director de Las Tablas afirma que las críticas ecologistas son "injustificadas"

  • Daimiel (Ciudad Real), 19 may (EFE).- El director del parque nacional de Las Tablas de Daimiel, Carlos Ruiz de la Hermosa, considera que las críticas de los ecologistas sobre las actuaciones ambientales (podas, siegas, tratamientos selvícolas, etc.) que se están ejecutan en este espacio protegido son "injustificadas e infundadas".

El director de Las Tablas afirma que las críticas ecologistas son "injustificadas"

El director de Las Tablas afirma que las críticas ecologistas son "injustificadas"

Daimiel (Ciudad Real), 19 may (EFE).- El director del parque nacional de Las Tablas de Daimiel, Carlos Ruiz de la Hermosa, considera que las críticas de los ecologistas sobre las actuaciones ambientales (podas, siegas, tratamientos selvícolas, etc.) que se están ejecutan en este espacio protegido son "injustificadas e infundadas".

En declaraciones a EFE, Ruiz ha asegurado que los trabajos que se llevan a cabo en el parque nacional, a través del Plan de Estímulo de Empleo, en contra de lo que mantienen los grupos conservacionistas, "contribuirán a mejorar el entorno ambiental de este espacio protegido".

Así, considera injustas las críticas sobre las podas del tarayal de la Isla del Pan, dado que se ha procedido a llevar a cabo una poda moderada, actuando exclusivamente sobre las ramas secas y algunos de los brotes de cepa con objeto de mejorar el estado vegetativo del arbolado.

Además, hay que tener en cuenta que el bosque de la Isla del Pan está dentro del área de uso público del parque, por lo que se ha actuado en aquellos casos en los que los criterios de seguridad lo recomendaban para evitar posible caídas de ramas sobre los visitantes, ha señalado Ruiz de la Hermosa.

Ruiz ha recordado que la poda en el bosque de tarayal no es algo nuevo, dado que la familia García-Consuegra, que habitó la Isla del Pan entre los años 1950-1975, lo podaba sistemáticamente para obtener leña para su consumo diario.

Esta circunstancia, ha dicho, en gran medida, ha permitido que los tarayes tengan un porte arbóreo y no arbustivo como es más habitual.

Además, ha recordado que esta poda ayudará a este arbolado que viene sufriendo un estrés hídrico que provoca un debilitamiento generalizado desde el 2004, en el que se inundó por última vez esta zona que, además, sufrió los efectos de la granizada en 2007.

Respecto a las actuaciones selvícolas en el interior del Parque Nacional ha advertido que estos trabajos son fundamentales para favorecer la conservación del masegar (cladium mariscus) que aún queda en Las Tablas.

Así, al objeto de evitar su total desaparición del Parque Nacional, se están efectuando siegas sobre los carrizales, eneares y plantas ruderales que entran en competencia directa con el masegar acelerando su desaparición en un área de unas 350 hectáreas en una primera fase de trabajo.

Ruiz ha señalado que es fácilmente observable, en contra de lo que dicen las organizaciones ecologistas, que se está retirando el residuo vegetal segado y que la biomasa acumulada se extrae del interior del humedal, trasladándose a las fincas aledañas al parque donde será extendido, triturado mecánicamente y gradeado para su incorporación como materia orgánica al suelo.

En total, ha indicado, se han retirado un total de 13.500 metros cúbicos desde febrero, para lo que se han empleado dieciséis tractores, evitándose así, en contra de lo que dicen los ecologistas, la colmatación del vaso lagunar y la eutrofización del humedal .

Carlos Ruiz ha justificado también el tránsito de vehículos en el interior del parque durante la realización de los trabajos, así como la realización de cortafuegos para controlar, en caso de que ocurran, los posibles incendios que se puedan declarar.

También ha salido al paso de las críticas referentes a la falta de conservación del patrimonio cultural que se encuentra en el interior del parque y ha asegurado que no se ha llevado a cabo ninguna actuación de derrumbe, sino que, al contrario, se han reconstruido las casillas de pescadores, para lo que se ha contado, precisamente, con la colaboración de los últimos pescadores del Alto Guadiana que quedaban activos.

En este sentido, recordó que la casilla reconstruida en la Isla del Pan no existía desde hace un buen número de años y se reconstruyó en el año 2005 bajo la supervisión de los guardas del parque Jesús y Bautista García Consuegra, que vivieron en ella entre 1950-1975.

En cuanto a la poda de doscientos olivos en la Isla de Algeciras ha significado que era lo aconsejable a raíz de la tormenta de pedriscos de 2007 que les dejó secos y debilitados y ante la posible aparición de una plaga de barrenillo que pudiera constituir un foco infeccioso.

Ruiz ha señalado que los olivos ya han vuelto a brotar y que la evolución de los mismos es favorable a corto y medio plazo.