El freno a la despoblación se encomienda a San Valentín que llegó en caravana

  • Vitigudino (Salamanca), 14 feb (EFE).- Una 'caravana de mujeres' que ha llegado hoy a la localidad salmantina de Vitigudino, con el espíritu de San Valentín a bordo, intenta emparejar a los solteros de la zona y que surjan así nuevas familias que palíen la despoblación en el medio rural del oeste salmantino.

El freno a la despoblación se encomienda a San Valentín que llegó en caravana

El freno a la despoblación se encomienda a San Valentín que llegó en caravana

El freno a la despoblación se encomienda a San Valentín que llegó en caravana

El freno a la despoblación se encomienda a San Valentín que llegó en caravana

Vitigudino (Salamanca), 14 feb (EFE).- Una 'caravana de mujeres' que ha llegado hoy a la localidad salmantina de Vitigudino, con el espíritu de San Valentín a bordo, intenta emparejar a los solteros de la zona y que surjan así nuevas familias que palíen la despoblación en el medio rural del oeste salmantino.

Procedentes de Madrid y en su mayoría de origen latinoamericano, las decenas de mujeres que se han desplazado en autobús son una esperanza para los solteros que se han apuntado a esta iniciativa, que en su origen tiene la intención de contribuir al freno de la despoblación.

Así lo ha explicado a Efe el empresario de hostelería Sergio Alonso, quien ha reconocido que "el asunto" se ha "desbordado" por su repercusión mediática, y las solicitudes de solteros han llegado desde varias ciudades españolas.

A los solteros de la comarca de Vitigudino se han sumado otros llegados desde Madrid, Bilbao, Zamora y Cáceres, entre otros lugares, quienes han esperado nerviosos la llegada de la 'caravana', que se ha hecho de rogar al llegar a las tres de la tarde, más de dos horas y media después de la hora prevista.

Los 'aspirantes' han estado arropados por gran parte de los vecinos de esta localidad salmantina y también de los numerosos medios de comunicación desplazados con motivo de la caravana, algunos de ellos diarios de Colombia, Holanda y Finlandia.

Escoltado por varias patrullas de la Guardia Civil, el autobús que trasladaba a las solteras ha llegado hasta el centro de la localidad y, posteriormente, han comenzado a desfilar sus ocupantes.

Una a una, los solteros las han recibido con un clavel, pero el más generoso ha sido Perfecto Sánchez, quien se ha arrodillado para entregar un ramo de flores a su elegida.

La mayoría de los hombres que se han inscrito, tras pagar 50 euros de cuota, son gente del medio rural, cuyo oficio es el campo, donde desarrollan labores de ganadería y agricultura.

Detrás de cada uno de ellos se encuentra el deseo de encontrar a su media naranja y olvidad su diaria soledad.

Ellos lo tienen más complicado que nadie, apenas queda gente en los pueblos donde viven, al oeste de la provincia de Salamanca, una de las zonas de Europa que sobresale por su baja densidad poblacional.

En sus pueblos ya no quedan mujeres con las que emparentarse, porque se fueron hace años a la ciudad y ellos se hicieron cargo de las labores del campo.

Perfecto Sánchez, de la población de Buenamadre y con 35 años, sueña esta tarde con "encontrar a una mujer que me agrade, que le guste y que me la pueda llevar al pueblo para compartir una vida con ella", según ha explicado.

Detrás de esta caravana de mujeres también está la historia de 65 mujeres, todas inmigrantes provenientes de países de latinoamérica, que, tras pasar algunos años en la capital de España, buscan ahora una oportunidad fuera de la urbe.

Ninguna de las participantes renuncia a encontrar hoy una relación sentimental. Algunas lo exteriorizan más, mientras son acosadas por los medios, otras prefieren no hacer público su rostro.

Yolanda Jiménez, de nacionalidad colombiana, ha asegurado que participa por mera diversión, aunque no descarta nada.

Bella Sofía, vecina de Madrid y de nacionalidad ecuatoriana, ha explicado a EFE que con este encuentro espera "lograr con algún hombre una larga amistad para que luego pueda surgir algo más".

Entre piropos y más piropos de los solteros hacia las mujeres de la caravana, otra de las participantes, Matilde Jiménez Godoy, de Paraguay, ha afirmado que es la primera vez que sale de Madrid, desde que llegó hace cinco años, y participa en la caravana porque la había invitado una amiga.

El mayor de todos los solteros, Mateo Holgado, con 75 años y vecino La Vídola, ha insistido en que "lo importante es que toda la gente se divierta".