El hermano del asesino confeso, incrédulo ante libertad, es recogido por su letrado en prisión

  • Sevilla, 20 may (EFE).- Francisco Javier D.M., hermano mayor del asesino confeso de Marta del Castillo, ha salido de la cárcel de Sevilla a las 17:20 horas de hoy, donde ha sido recogido por su abogado sin creerse aún el auto de libertad dictado esta mañana por el juez.

Sevilla, 20 may (EFE).- Francisco Javier D.M., hermano mayor del asesino confeso de Marta del Castillo, ha salido de la cárcel de Sevilla a las 17:20 horas de hoy, donde ha sido recogido por su abogado sin creerse aún el auto de libertad dictado esta mañana por el juez.

Francisco Javier ha salido de la cárcel Sevilla-I tapándose la cara con una gorra y ha sido increpado por cuatro o cinco personas, familiares de presos, que se encontraban en el lugar para realizar visitas a la prisión.

El hermano mayor del asesino confeso de Marta, procesado como cómplice del crimen, ha quedado en libertad después de tres meses de prisión incondicional pues ahora el juez instructor entiende que desempeñó "un rol de menor entidad" con respecto a los otros tres encarcelados.

Su abogado, José Manuel Carrión, ha dicho a Efe que Francisco Javier reaccionó "con incredulidad" cuando esta mañana le comunicó por teléfono la orden de excarcelación dictada por el juez.

El letrado ha revelado que ya tenía redactado un nuevo escrito pidiendo la libertad pero no había llegado a presentarlo al juez, después de la primera negativa que recibió en abril pasado, cuando la Audiencia de Sevilla dictaminó que Francisco Javier debía seguir en prisión incondicional sin fianza.

Francisco Javier, de 40 años, se encontraba encarcelado en la prisión de Sevilla-I desde el pasado 19 de marzo, pues según el primer auto de prisión se quedó en el piso de la calle León XIII de Sevilla "limpiando restos y huellas" del asesinato presuntamente cometido por su hermano, Miguel C.D., de 19 años.

Francisco Javier, que es vigilante jurado de profesión, negó tanto ante la Policía como en sus declaraciones ante el juez haber conocido el crimen de Marta, tanto el día que se cometió, el pasado 24 de enero, como con posterioridad, así como haber participado en la limpieza del piso donde se produjo.

Su coartada fue ratificada por su ex esposa, con la que cenó la noche del crimen, por su actual novia y por otras pruebas que lo situaron la noche del crimen en el bar del barrio de Nervión donde trabajaba, además de ser reforzada por los registros de las antenas de telefonía utilizadas en las llamadas desde su móvil.

Por el crimen de Marta del Castillo, de 17 años, cumplen prisión incondicional el asesino confeso, Miguel C.D., su amigo Samuel B.P., y un menor de edad que se encuentra en un centro de internamiento de Jaén.