El Instituto Astrofísico canario trabaja en un simulador del espejo primario que tendrá el Telescopio Gigante Europeo

El instrumento está siendo ultimado para comprobar en el Observatorio del Teide los posibles efectos que el viento puede causar en el telescopio real

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 28 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) trabaja en las labores de montaje del Wind Evaluation Breadboard (WEB), un instrumento de 7 metros de diámetro que simula al espejo primario del futuro Telescopio Gigante Europeo, el E-ELT (European Extremely Large Telescope). El objetivo es poner a punto la tecnología necesaria para poder controlar el posible efecto del viento sobre el espejo segmentado, de 42 metros de diámetro y aproximadamente 1.000 segmentos, con el que contará este superteslescopio, según informó hoy el IAC en una nota.

Actualmente, el WEB se encuentra en la sala de integración del IAC, donde los ingenieros están ultimando los detalles antes de que sea trasladado al Observatorio del Teide, en Tenerife, donde finalmente se comprobará el trabajo desarrollado, sometiendo al instrumento a condiciones de viento real. "Hasta dentro de cuatro meses aproximadamente, estaremos trabajando con el WEB en laboratorio, antes de trasladarlo al Observatorio para sus pruebas", apunta Marcos Reyes, investigador principal del proyecto.

El instrumento consta principalmente de dos subsistemas mecánicos: el simulador de espejo segmentado, diseñado por el IAC, y el simulador de telescopio, elaborado por la empresa ALTRAN. Otras empresas españolas han participado en su construcción, principalmente JUPASA, encargada de fabricar los segmentos hexagonales con los que se simulará el espejo real.

Por otro lado, el montaje del hardware de control electrónico, sensores y actuadores, desarrollados por el IAC y varias empresas europeas, y la verificación de interfases de los diferentes sistemas han sido completados. El estado del software de control es muy avanzado, y el instrumento se encuentra listo para sus ajustes finales.

El E-ELT, con un coste de alrededor de 1.000 millones de euros, es un proyecto liderado por la ESO (European Southern Observatory) y su ubicación se decidirá a finales de 2009