El intercambiador de Aluche se inaugurará en enero de 2010 con trece dársenas para autobuses y un ámbito mejorado

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El intercambiador de Aluche, en el que el Ayuntamiento de Madrid trabajada desde el pasado 10 de julio, será inaugurado previsiblemente el próximo 10 de enero y contará con trece dársenas de autobuses en lugar de las cuatro actuales, así como con un entorno mejorado tanto en la plaza donde se ubica como en calles adyacentes tales como Ocaña, Valmojado o avenida de los Poblados.

Así lo aseguró hoy el director general de Infraestructuras del Consistorio, Ricardo Domínguez, durante la comisión ordinaria del área de Obras y Espacios Públicos. Según él, el objetivo de la obra es "crear un espacio bajo el actual estribo este de la estación de Metro de Aluche para albergar nuevas dársenas de buses, pasando de cuatro a trece de acuerdo con los requisitos que el Consorcio Regional de Transportes solicitó", además de remodelar el propio ámbito donde se asienta esta infraestructura y de las instalaciones afectadas en el suburbano.

Las obras las realiza la empresa Ortiz Construcciones y Proyectos por valor de 4,67 millones de euros. Comenzaron el 10 de julio y tienen un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que si se cumplen las previsiones, el nuevo intercambiador podrá ser inaugurado el 10 de enero de 2010.

Sin embargo, el actual grado de ejecución del proyecto es del 16 por ciento, correspondiente a los trabajos previos de desmontaje, demolición, movimiento de tierras, desvío de servicios y cambio de instalaciones térmicas, de señalización y de alimentación eléctrica del Metro, por lo que el edil socialista José Manuel Rodríguez dudó de si se llegará a tiempo a esta fecha de apertura prevista dada la velocidad con la que se ha trabajado hasta ahora.

"Los trabajos previos se están revelando complicados para mantener el servicio de Metro. Desde el principio del proyecto sabíamos que teníamos que trabajar en horario nocturno, de 2.30 a 5 horas, y está resultando que los turnos se quedan cortos y que los tiempos de los trabajos preliminares se están alargando, aunque ya están casi terminados", indicó Domínguez.

En cualquier caso, según el responsable municipal ya se ha acordado con la empresa del Metro que "cuando comiencen los trabajos subterráneos se cambiará el proceso constructivo para poder trabajar en horario diario o nocturno, o ambos, y que habrá que ceñirse a la franja de interrupción del servicio", apostilló.