El Obispo de Santander preside mañana la vigilia de Pentecostés

Se celebrará a las nueve de la noche en la Catedral y reunirá a los laicos que colaboran en la evangelización y el apostolado

SANTANDER, 29 (EUROPA PRESS)

El obispo de Santander, Monseñor Vicente Jiménez-Zamora, presidirá mañana, sábado 30 de mayo, la tradicional Vigilia de Pentecostés que se celebrará a las nueve de la noche en la Catedral de la capital cántabra.

Tras recordar que en Pentecostés la Iglesia conmemora la venida del Espíritu Santo, el Obispado indicó en un comunicado que a la celebración asistirán los numerosos laicos que forman parte de los distintos movimientos eclesiales que se agrupan en el Apostolado Seglar de la Diócesis de Santander.

Señaló también que la vigilia tiene lugar en la víspera del Domingo de Pentecostés, jornada en que la Iglesia celebra, igualmente, el Día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica. Por este motivo, el lema para esta ocasión es 'Que hermosos son los pies de los que traen la buena noticia'.

El Obispado subrayó que la palabra Pentecostés significa "50", cifra que expresa "plenitud" y que es también el número de días que transcurrieron después de la Resurrección del Señor.

Así, la vigilia de Pentecostés trata de reflejar la actitud "vigilante y de espera" ante la venida del Espíritu Santo, todo ello en un ambiente de "recogimiento", tal como les sucedió a los apóstoles y a la virgen María en el día de Pentecostés, momento en que estando éstos reunidos, quedaron "llenos del Espíritu Santo".

Felipe Santamaría, Delegado Diocesano de Apostolado Seglar, explicó que esta solemnidad es un día destinado también para "valorar y agradecer el trabajo, la ayuda, el apostolado y la misión que los laicos, con su colaboración, prestan en favor de la Iglesia".

Con ello se pretende, agregó, que "se tome conciencia, cada vez más clara, de que los laicos no sólo pertenecen a la Iglesia, sino que son Iglesia". Según dijo, la Iglesia destaca que el Domingo de Pentecostés es "una fiesta que invita a la unidad, en la diversidad".

"Nuevas situaciones, sociales, económicas, políticas y culturales están reclamando hoy la acción de los laicos y, para poder ser 'luz y sal', es imprescindible una formación que desarrolle una mirada evangélica sobre la realidad, y que contribuya a transformarla según los valores de Reino", agregó.

ASISTENTES

En la ceremonia de este sábado en la Catedral, estarán también presentes miembros de los distintos movimientos diocesanos de Apostolado Seglar y de Acción Católica, movimiento este último de laicos, que tiene como objetivo evangelizar en medio del mundo actual.

A los miembros de Acción Católica se les pide que sean "un testimonio de credibilidad" en la sociedad de nuestros días; es decir en ambientes como el social, cultural, político, sindical o educativo.