El Papa nombra al murciano Miguel Ángel Cárceles administrador apostólico de la Diócesis de Cartagena

Se estrenará como administrador apostólico mañana oficiando la Misa de regreso de la Virgen de la Fuensanta a su Santuario

MURCIA, 27 (EUROPA PRESS)

El Papa Benedicto XVI ha nombrado, a través de la Congregación para los Obispos, al murciano Miguel Ángel Cárceles administrador apostólico de la Diócesis de Cartagena, en sustitución de Juan Antonio Reig Plá, quien el pasado sábado tomó posesión como nuevo Obispo de Alcalá de Henares.

El propio Cárceles, quien desde 2006 era vicario general y moderador de la Curia de la diócesis, además de vicario judicial desde 20003, fue el encargado de dar a conocer su nombramiento en una comparecencia ante los medios de comunicación que dio comienzo a las 13.00 horas, coincidido con un volteo de campanas en la Catedral de Murcia.

Cárceles dio lectura a la traducción parcial de la carta que, en latín, le envió el Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, comunicándole el decreto por el que se le nombra administrador apostólico, hasta que tome posesión el nuevo Obispo de la diócesis. Tendrá todos los"derechos, facultades y deberes que competen a un obispo diocesano", salvo la de ordenar sacerdotes.

El administrador apostólico se estrenará mañana en el cargo oficiando, a partir de las 7.00 horas, en la Catedral, de la Misa de regreso a su Santurario en el monte de la Virgen de la Fuensanta, patrona de Murcia, a la que acompañará también en romería hasta el comienzo de la carretera de Santa Catalina.

Miguel Ángel Cárceles nació hace 72 años en el barrio del Carmen de Murcia y lleva en la diócesis como sacerdote 46 años. Hasta la fecha ha sido vicario general del Obispado, moderador de la Curia Diocesana, vicario judicial, juez diocesano y colaborador de San Miguel Arcángel. Entre sus destinos, se le recuerda con cariño en la pedanía murciana de Churra, donde estuvo al frente de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y, sobre todo, en el colegio Monteagudo de Murcia, donde fue durante 32 años capellán.

El nuevo administrador apostólico agradeció al Santo Padre "la confianza depositada en mi" y reconoció que "siento el peso a una gran responsabilidad", aunque al ser un cargo temporal "es un descanso saber que mi relevo no estará lejos", apuntó. No obstante, aseguró no saber hasta qué fecha estará en su cargo, recordando que el último administrador apostólico estuvo unos nueve meses.

Cárceles anunció que su tarea principal será "de servicio a la iglesia diocesana, lleno de amor y, al igual que mi antecesor, el cuidado de los sacerdotes, así como hacer todo el bien que pueda, en la medida de mis posibilidades". "Trataré de impulsar el amor a Dios, a Jesucristo y la Virgen en cada uno de los corazones" de los fieles, apostilló.

Asimismo, se mostró abierto a recibir "toda la ayuda que me puedan prestar mis compañeros de las vicarías" de la diócesis. De hecho, anunció que aunque su cargo de vicario quedará vacante por el momento, "he confirmado a todos los cargos que necesitaban de confirmación, como son los vicarios, pues al cesar nuestro obispo el sábado nos habíamos quedado sin jurisdicción".

"Contaré con la ayuda que me puedan prestar en los consejos que tenemos prácticamente todas las semanas los vicarios", añadió Cárceles, quien señaló que "tengo que pensar mi cargo quién lo ocupa; iremos cubriendo con las necesidades".

REIG PLA, UN GRAN AMIGO

El nuevo administrador apostólico tuvo palabras de cariño hacia Reig Plá, de quien dijo que "he aprendido mucho de él, en los frecuentes despachos que hemos mantenido en este tiempo y le estoy muy agradecido". "Me ha contagiado el saber gobernar, aunque me quede mucho por aprender, y sobre todo su persona, pues ha sido siempre amable, cordialísima y alentadora".

"Para mi es una persona santa, con las virtudes y las limitaciones que tenemos las personas, lógicamente, pero ha sido mi obispo, al que he respetado, respeto y quiero, pero además, siempre lo he visto como un gran amigo", aseveró.

Finalmente, Cárceles negó que puede haber ninguna polémica con la Universidad Católica San Antonio (Ucam), ya que "depende directamente de la Nunciatura desde hace varios meses y ahí no tenemos nada que hacer".