El Parlamento reclama que Gobierno y Junta busquen una solución para los chiringuitos

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Parlamento aprobó hoy una proposición no de Ley del PSOE, que fue apoyada por IU, mientras PP rechazó una parte y se abstuvo en otra, en la que insta al Ejecutivo andaluz a que promueva desde la Comisión mixta Gobierno central-Junta, y con la participación del sector afectado, los valores sociales, económicos y culturales los chiringuitos, favoreciendo su adaptación a los requerimientos medioambientales del litoral, así como a las necesidades de una oferta turística y de naturaleza cada vez más exigente, buscando acuerdos que garanticen su estabilidad económica, laboral y jurídica.

De igual manera, la Cámara demandó a la Junta que facilite, en coordinación con los ayuntamientos costeros, la orientación y ayuda necesarias para la adaptación de las instalaciones de playa al objeto de ofrecer un servicio público de calidad, acorde con la singularidad turística y medioambiental del litoral andaluz.

Según señaló ante el Pleno el diputado del PSOE Juan José Díaz Trillo en defensa de la iniciativa, desde el Cabo de Gata, en la provincia de Almería, y hasta la desembocadura del Guadiana en Ayamonte (Huelva), el litoral andaluz, con una extensión superior a los 1.100 kilómetros de playas, tiene una variada y vastísima riqueza ecológica expresada en más de una treintena de figuras de protección medioambiental, alcanzando el 36% de la costa andaluza, una diversidad que combina dicha riqueza natural con una gran oferta de playas urbanas que complementan la realidad del desarrollo económico y social de nuestra Comunidad.

La bondad del clima andaluz clima, unida a la excelencia de las playas, han venido favoreciendo un turismo que desde hace décadas tiene en Andalucía su destino preferente, propiciando un desarrollo social y económico de primer orden, según el parlamentario socialista, que apuntó que las instalaciones de playa denominadas popularmente chiringuitos ofrecen desde finales del siglo XIX un servicio público esencial, convirtiéndose (al estilo de lo que ocurre en países como Francia, Italia o Túnez) en referentes del ocio y la gastronomía.

Su ubicación idónea, según señaló, se ha ido adaptando con el tiempo a los requerimientos de la protección medioambiental de nuestra costa, fundamental para la pervivencia misma de una economía que agrupa a miles de empresarios y genera anualmente en torno a 500 millones y 40.000 empleos.

Explicó que, en los últimos años, especialmente desde la Ley de Costas de 1988 y su posterior reglamento de 1989, se ha producido una importante adaptación de estas instalaciones hacia establecimientos más adecuados por su tamaño (150 y 20 m2 según las características marcadas por la ley) y por su ubicación natural, compatible con la protección y conservación del entorno.

Dicha regulación y el diálogo permanente con el sector han sido fundamentales para la pervivencia del mismo, según Díaz Trillo, que apuntó que, no obstante, siguen dándose casos en los que las adaptaciones "resultan imprescindibles y urgentes, bien por motivos medioambientales o sanitarios, bien por sus carencias de seguridad o calidad suficientes".

El PSOE estima que el nuevo Estatuto de Autonomía ofrece, a través del artículo 56.6, sobre competencias en la ordenación del litoral, un nuevo escenario desde el que abordar el papel de las instalaciones de playa, entre ellas los chiringuitos, en una oferta turística y de naturaleza cada vez más exigente, donde el respeto y protección de nuestro medio ambiente, "más que un impedimento, sea un estímulo para el desarrollo de un sector básico de nuestra economía, al tiempo que preserve toda una forma de vida, patrimonio social y cultural de nuestra comunidad".