El pleno de Olivares aprueba una ordenanza 'Antivandálica' que prohíbe escupir en la vía pública

OLIVARES (SEVILLA), 27 (EUROPA PRESS)

El pleno del Ayuntamiento de Olivares (Sevilla), gobernado por Isidoro Ramos (PSOE), ha aprobado por unanimidad la ordenanza municipal de protección de los bienes públicos, elementos urbanísticos y arquitectónicos, que prevé sanciones de entre 300 y 900 euros por vandalismo o arrojar basuras a la vía pública y que prohíbe escupir en el viario público entre otras cosas.

Esta nueva normativa, según un comunicado, nace con el objetivo de proteger los bienes públicos de titularidad municipal tales como plazas, parques, jardines o edificios públicos, así como todos aquellos elementos que forman parte del patrimonio de la localidad. También serán objeto de protección los bienes municipales cuya titularidad corresponde a otras Administraciones Públicas o entidades privadas y que constituyen igualmente un servicio público. Al mismo tiempo, las medidas de protección serán aplicables a los portales, patios, solares o jardines particulares.

El texto consta de 26 artículos entre los que se recogen diferentes limitaciones. La primera de ellas corresponde a los daños u alteraciones de los bienes protegidos, ya sea por rotura, adhesión de pegatinas, vertidos o incendio. Con respecto a la realización de pintadas, la norma prohíbe su realización en cualquiera de los bienes públicos, incluidos aceras, calzadas, muros, farolas o señales. De otro lado, también queda prohibida la colocación de carteles, vallas, rótulos, pancartas o publicidad en aquellos lugares no autorizados por la Administración municipal.

Otra de las principales novedades tiene que ver con el esparcimiento de folletos, octavillas o papeles de propaganda o publicidad, que no podrán repartirse indiscriminadamente en la vía pública sino necesariamente dentro del recinto del portal de las viviendas.

Tampoco se podrán talar, romper o zarandear los árboles, ni cortar ramas ni esparcir basuras o escombros en sus proximidades. Todavía en materia medioambiental, la ordenanza prohíbe cazar pájaros u animales, arrancar la vegetación o encender fuego en el interior de parques y jardines. Otra parte del articulado hace referencia al uso de las papeleras, fuentes o la limitación de ruidos para conductores y ocupantes de vehículos, que deberán abstenerse de poner a elevada potencia los aparatos de radio cuando circulen o estén estacionados.

Por otro lado, la Policía Local podrá actuar contra aquellas personas que arrojen residuos, excrementos o desprecios de basura en la vía pública, en la red de alcantarillado o en los solares sin vallar. Tampoco se podrá escupir o hacer las necesidades en el viario.

Las infracciones serán clasificadas en muy graves, graves y leves y los infractores podrán ser sancionados con multas que van desde los 300 euros para las infracciones leves hasta los 900 de las infracciones graves. No obstante, las infracciones prescribirán en un plazo máximo de tres años. El alcalde ha explicado que el texto nace con un doble objetivo: "acabar con los actos vandálicos que tienen lugar en nuestro municipio" y "ampliar la protección de aquellos espacios que pertenecen a todos los olivareños y que se financian con la aportación de todos los contribuyentes".