El PP se distancia un 50% más del PSOE en la Comunidad Valenciana


El Partido Popular ha rentabilizado la crisis económica, capitalizando un voto de castigo contra el Gobierno por su gestión en las elecciones europeas. Esta lectura no sólo puede aplicarse a los resultados generales, sino también a los resultados de cada provincia, donde el PP ha logrado importantes victorias respecto a los socialistas.

La más llamativa es la victoria en la Comunidad Valenciana, donde la imputación del presidente Francisco Camps en la trama de corrupción del caso Gürtel no sólo no ha pasado factura al partido, sino que parece haberle reforzado: con el escrutinio prácticamente finalizado el PP ha logrado más de un 52% de los votos en la región, por el 37% del PSOE, es decir, una diferencia del 15% entre ambas formaciones.

Comparando los resultados con los de las generales de 2008 (salvando las múltiples distancias entre ambos comicios), el PP obtuvo entonces un 51,72% de los votos, por el 40,89% del PSOE, es decir, entonces hubo un 10,9% de distancia entre ambas formaciones. Con ambos datos en la mano, el PP habría metido un 50% más de distancia respecto al PSOE en sólo un año.

En Madrid se han ampliado también las diferencias. Si en las generales de 2008 el PP logró el 49% y el PSOE el 39%, en las europeas ambas formaciones han caído: el PP ligeramente hasta el 48% y el PSOE de forma más pronunciada hasta el 35%.

Pérdida de provincias representativas

Las cinco provincias de Castilla - La Mancha, que tradicionalmente fueron un granero de votos para el Partido Socialista, han vuelto a votar de forma unitaria al Partido Popular, de donde es secretaria general María Dolores de Cospedal, también secretaria general del partido, como sucedió en las generales de 2008.

En Vizcaya la formación más votada ha sido la coalición nacionalista que integran PNV y CiU, entre otros, mientras que en las pasadas generales las tres provincias vascas tuvieron mayoría de votos socialista. Llamativo también es el resultado de las cuatro provincias catalanas, que han apoyado mayoritariamente a la misma lista, mientras que en las generales de 2008 las cuatro optaron por el voto socialista.

En Andalucía, otra autonomía histórica para los socialistas, el Partido Popular ha conseguido ganar en Málaga y Almería, cuando en las generales ambas vivieron un empate a escaños. En las Islas Canarias, de donde es originario Juan Fernando López Aguilar, el cabeza de lista de los socialistas, el PP ha ganado tanto en Las Palmas como en Santa Cruz. En las pasadas generales ganaron los socialistas en ambas provincias.