El primer trasplante de cara de España se hará en Andalucía

  • Granada, 19 may (EFE).- La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha informado hoy de que el primer trasplante de cara de España se llevará a cabo en Andalucía si el comité de ética e investigación da el visto bueno el viernes a los casos de algunos pacientes.

El primer trasplante de cara de España se hará en Andalucía

El primer trasplante de cara de España se hará en Andalucía

Granada, 19 may (EFE).- La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha informado hoy de que el primer trasplante de cara de España se llevará a cabo en Andalucía si el comité de ética e investigación da el visto bueno el viernes a los casos de algunos pacientes.

El comité ha sido convocado este viernes para analizar los casos de pacientes "que habían agotado todas las posibilidades terapéuticas" y que no tenían ninguna otra perspectiva, para que estudie la posibilidad de un trasplante de cara, ha explicado Montero, que hoy ha participado en Granada en la inauguración de una planta de formación e investigación de Rovi.

Además del visto bueno de este comité, es necesario que la Comisión Nacional de Trasplante emita un informe, que no sería vinculante pero sí preceptivo, ya que se trata "de una técnica experimental", ha añadido a los periodistas.

La intervención, que sería la sexta del mundo, se llevaría a cabo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en el que hay "unos magníficos profesionales" y un equipo multidisciplinar "que está en condiciones de realizar la técnica", según la consejera.

Montero ha asegurado que se quiere dar "esa alternativa" a personas que sin otra posibilidad de tener una vida más normalizada, "una mejor calidad de vida y una mejor salud".

Hasta ahora existen cuatro casos documentados de trasplantes de cara en el mundo y uno que está en proceso de documentación, ha manifestado Montero, quien ha hecho referencia a que es una técnica "tremendamente compleja".

Tiene además otras necesidades, como que haya donantes y personas "que piensen que una vez fallecido su familiar o él mismo puede donar un órgano o en este caso un tejido" que sirva de ayuda a otras personas que puedan recuperar así "su relación cotidiana y entorno social" además de la movilidad y funciones básicas de la cara, ha indicado la consejera.