El PSOE dice que la Sindicatura "no actúa con rigor e independencia y no se ha ganado ser un organismo respetable"

Los socialistas rechazan "por un problema formal en la votación" el informe de la Sindicatura sobre la actividad de Sedes en 2006

OVIEDO, 12 (EUROPA PRESS)

El diputado del grupo parlamentario socialista, Álvaro Álvarez, se mostró hoy crítico con la actuación de la Sindicatura de Cuentas y aseguró que la misma "tiene mucho trabajo por hacer" porque a su juicio "no está actuando con rigor, ni dando sensación de independencia". "Desde el PSOE queremos una Sindicatura independiente, que cumpla la ley, que se gane el prestigio ante los asturianos y la cámara y que esté exenta de presiones para actuar con independencia", dijo Álvaro Álvarez.

El diputado socialista se manifestaba así durante su turno de intervención en la Comisión de Economía y hacienda en la que se debatía el informe definitivo de la Sindicatura de Cuentas sobre la fiscalización de SEDES, S.A., en el ejercicio 2006 y las propuestas de resolución presentadas al mismo.

"La independencia no es sólo del gobierno sino también de otros grupos y hay que ganársela", dijo Álvarez, que añadió que "hoy por hoy la Sindicatura no se ha ganado el respeto de la Cámara ni de los ciudadanos a juicio del espectáculo de los últimos meses".

En cuanto al Informe definitivo de Sedes, Álvaro Álvarez aseguró que aseguró que su grupo parlamentario no puede asumir las conclusiones del mismo ni su desarrollo porque "carece de rigor y precisión y hace apreciaciones injustificadas e infundadas sobre acontecimientos y hechos que ningún síndico medianamente responsable haría".

"El auditor partió de un juicio preestablecido previamente sin valorar hechos, actos y acuerdos", dijo el diputado del PSOE que insistió en que dicho informe está lleno de "imprecisiones y juicios de valor, con afirmaciones injustificadas, no responden a criterios de objetividad".

Y es que para el grupo parlamentario socialista no hay porque asumir siempre certeza a la Sindicatura, ni tampoco hay que establecer que cualquier compareciente gerente de una sociedad fiscalizada está abocado a no ser creído porque su información sea contraria a la de la Sindicatura.

Por ello indicó que hay aspectos de la intervención del gerente de Sedes me merecen el mismo crédito que la Sindicatura. No obstante insistió en que su grupo hace suyas "íntegramente" las recomendaciones que establece el informe.

INSULTOS EN LA CÁMARA.

Por su parte el diputado del grupo parlamentario del PP, José Agustín Cuervas-Mons, afirmó que al PSOE sólo le valen las informaciones de un síndico y el resto de los informes son incluso insultados en la Cámara. "El Gobierno tiene que darse cuenta de que órganos como la sindicatura no están para felicitar al Gobierno", dijo el diputado del PP.

A juicio del PP la comparecencia en la Junta del director gerente de Sedes, Santiago Caicoya, el pasado 31 de marzo para hablar del informe de la Sindicatura "fue una actuación sin precedentes en la que el compareciente insultó directamente a los miembros de la Sindicatura".

"Ustedes verán lo que tienen que hacer con este señor, les aconsejamos que lo cesen porque personajes así no pueden dirigir ningún organismo público, y además el informe de la sindicatura demuestra que este organismo ha tenido reiteradas negativas a ofrecer información y colaborar", dijo Cuervas-Mons.

Para el PP actitudes como la de Sedes "no pueden dejar de tener consecuencias", por lo que en su resolución --que fue rechazada por la Cámara-- pedían que se pusiese en conocimiento de los tribunales lo que ha hecho Sedes porque "lo que hizo está tipificado como delito en el Código Penal".

Cuervas-Mons manifestó que lo que hace el PSOE como partido y como gobierno en la Sindicatura es "saltarse las reglas democráticas y las normas del estado de derecho a la torera". "Deben cesar en su actitud de tratar de destruir la sindicatura, de presionar y amedrentar a determinados miembros de la sindicatura y deben cesar en su intención de ocultar cifras porque no están en su cortijo privado", dijo el diputado del PP.

INFORME RECHAZADO "POR ERROR".

En cuanto a la votación, el informe de la Sindicatura sobre Sedes fue rechazado con los votos en contra del grupo parlamentario del PSOE, por lo que el resto de las resoluciones ni siquiera fueron votadas.

Tras la comisión, el portavoz parlamentario socialista, Fernando Lastra, explicó en declaraciones a los medios que "no era su intención votar en contra del informe". "Ha habido un problema formal en la votación, porque nosotros no aceptamos la propuesta de resolución del PP que está recogida en las recomendaciones del informe que si aceptamos íntegramente", dijo Lastra, que insistió en que su intención no era rechazar el informe.

Formalmente no se podrá corregir la votación, por lo que el informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la actividad de Sedes en el ejercicio 2006 queda oficialmente sin aprobar por la Cámara.