El Segundo Cinturón donostiarra supera su principal obstáculo con un viaducto de 1 kilómetro sobre la vega del Urumea

SAN SEBASTIAN, 24 (EUROPA PRESS)

El Segundo Cinturón de San Sebastián ha superado su "principal obstáculo" físico con la construcción de un viaducto de un kilómetro de longitud que salva la Vega del río Urumea y que ha supuesto un coste de 32 millones de euros, según explicó hoy el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano.

Olano visitó en Astigarraga las obras del citado viaducto, que con sus 1.010 metros de longitud se convertirá en el más largo de la red viaria guipuzcoana, que cruza por encima de la autovía del Urumea, la GI-131, la GI-2132 y el trazado del futuro Tren de Alta Velocidad.

La liberación de los últimos elementos de sostenimiento permitieron completar hoy el avance de la calzada derecha de este viaducto que entrará en servicio junto con el resto del Segundo Cinturón a lo largo de 2010.

El diputado general de Gipuzkoa, tras destacar la importancia de esta obra en la que trabajan cuatro empresas del territorio histórico que emplean a unas 5.000 personas, explicó que el nuevo viaducto del Urumea consta de dos puentes de 1.000 metros de longitud cada uno.

Su construcción comenzó a principios de 2008 y mientras que la calzada derecha, en dirección Irún está terminada, la izquierda tiene ya 350 metros y se prevé su culminación en octubre de 2009.

Respecto al Segundo Cinturón, Olano recordó que tendrá una longitud de 16,7 kilómetros que bordearán por el sur San Sebastián, extendiéndose a lo largo de Errenteria, la capital guipuzcoana, Astigarraga, Hernani, Lasarte-Oria y Usurbil y servirá como alternativa exterior a la actual variante donostiarra.