El Tribunal Constitucional revoca la ilegalización de la lista de Alfonso Sastre


El Tribunal Constitucional revocó al Supremo e Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los Pueblos (IISP) podrá concurrir a las elecciones europeas. El TC ha concluido este jueves que no hay ni una sola prueba de que la candidatura haya sido “orquestada” por ETA, en contra de las voces que afirmaban lo contrario desde el Gobierno, la Fiscalía y el Tribunal Supremo.

El Constitucional ha desmontado uno por uno los indicios utilizados por el Supremo para anular la proclamación de la lista y dice que su “entidad probatoria” es tan “insuficiente” que ni siquiera habría que recurrir a la condena “inequívoca” del terrorismo hecha por IISP para desacreditarlos. Es la primera vez que el Constitucional anula una sentencia de la sala 61 del Supremo.

La resolución señala que, aún admitiendo que ETA y Batasuna, con la intención de burlar la ilegalización de esta última, hayan pretendido “la orquestación de una candidatura electoral a su servicio”, no hay un solo elemento que abone “en los términos constitucionalmente exigibles la idea de que esa pretensión se haya materializado”. En ninguno de los documentos en los que ETA estima “imprescindible” crear una nueva “referencia institucional y política” con la que concurrir a “todas las elecciones” se hace referencia, “ni siquiera remota”, a Iniciativa Internacionalista.

Además, han considerado improcedente la inclusión en las listas del dramaturgo Alfonso Sastre, (que fue candidato de HB y ANV) o de Ángeles Maestro y Doris Benegas, que en el pasado han intervenido en actos públicos de la izquierda abertzale.

Además, el TC afirma que resulta difícil encuadrar a IISP en la llamada izquierda abertzale, ya que está formada por dos partidos “castellanos” como son Izquierda Castellana y Comuner@s y no existen elementos que acrediten “la existencia de vínculos de orden financiero o de apoyo material” la candidatura y la izquierda abertzale.

Sobre la ideología de IISP, que defiende la autodeterminación, el TC dice que “no demuestra otra cosa que la coincidencia ideológica entre la demandante de amparo y ETA y Batasuna, pero no pone de manifiesto una concertación de voluntades entre éstos y aquella, ni mucho menos la asunción por la recurrente de métodos violentos como instrumento de actuación en la vida pública”. También niega el TC que el hecho de que varios de los avalistas de IISP fueran concejales de ANV sea un indicio de su utilización por ETA, porque “avalar una candidatura no tiene otro efecto que permitir su presencia en unas elecciones” y porque, además, el número de firmantes que pertenecían al partido ilegalizado eran sólo 6 “de un total de 64″.

Votos de la izquierda abertzale

El TC tampoco considera objetable que IISP pueda pretender “movilizar” el voto de la izquierda abertzale que antes iba a las formaciones ilegalizadas, ya que, “como es evidente, aquel voto es tan legítimo como pueda serlo cualquiera en un régimen democrático en el que todas las ideas tienen perfecto acomodo”.

“No entenderlo así supondría cercenar gravemente el pluralismo político, valor fundamental del Estado constitucional democrático”, señala la sentencia.

Objeción de la Fiscalía

La Fiscalía General del Estado respeta la decisión del TC aunque “discrepa radicalmente” de la misma al entender que había indicios suficientes de que esta coalición es un mero “ardid” del entorno de ETA para mantenerse en las instituciones democráticas. “La candidatura no es más que un ropaje formal, una mera instrumentalización de un objetivo, el de hacer que el entorno político de ETA siga manteniendo su presencia en las instituciones democráticas, en este caso en el Parlamento Europeo”, defendió en el escrito presentado ante el TC.

Tanto la Fiscalía como la Abogacía General del Estado consideraron además que la condena de la violencia efectuada por los representantes de II-SP al recurrir la anulación de la lista por parte del Tribunal Supremo llegaba tarde y además carecía de valor por ser meramente genérica y no referirse expresamente a ETA.