El Valedor ve una "tendencia alcista de quejas" porque la concesión de ayudas excede los "generosos plazos"

Las listas de espera o la falta de plazas en escuelas infantiles hacen de Sanidade y Educación las áreas con más quejas de la Xunta

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 (EUROPA PRESS)

El valedor do Pobo, Benigno López, constató una "tendencia alcista" y "aumento" en el ritmo de presentación de quejas vinculadas a la aplicación de la Ley de Dependencia debido a que las administraciones se exceden de los "generosos plazos" que establece la normativa para la concesión de las ayudas, motivo por el que insta a agilizar la tramitación y, en todo caso, a otorgar las ayudas con carácter retroactivo, aunque fallezca el dependiente.

En rueda de prensa hoy en Santiago de Compostela, Benigno López consideró "comprensibles" las quejas presentadas ante el alto comisionado referidas a la aplicación esta ley, puesto que "creó grandes expectativas" y advirtió de que la concesión de prestaciones, por el contrario, "excede" los "altos plazos" establecidos por la ley.

"Se puede decir que 2008 fue el año de la Ley de Dependencia", sentenció el valedor, tras lo que alertó de la "tendencia alcista" de los escritos presentados en esta materia, que alcanzaron el medio centenar el pasado ejercicio de las 102 reclamaciones que concentró el área de servicios sociales.

Aunque entendió que en el aspecto estadístico "no fue uno de los ámbitos más importantes, Benigno López matizó que la institución "percibió un aumento en el ritmo de entrada de las quejas", al tiempo que "no en pocos casos, las resoluciones de los expedientes o las ejecuciones" van "más allá" de los plazos estipulados.

TRAMITACIÓN "MÁS DILIGENTE"

De ahí que el valedor inste a las administraciones a llevar a cabo una solución y tramitación "más diligente". Asimismo, recomienda finalizar el expediente y que las ayudas sean de carácter retroactivo aun en caso de muerte, puesto que existe un "número significativo" de dependientes que, dados los largos plazos, fallecen durante el proceso.

A este respecto, el alto comisionado recordó que había traslado esta sugerencia a la anterior Vicepresidencia de la Xunta, que rechazó esta posibilidad. Con el cambio del Ejecutivo tras las elecciones autonómicas, López hizo llegar esta sugerencia, a finales de abril, al nuevo Gobierno, del que espera ahora un posicionamiento al respecto.

La regulación autonómica estipula un procedimiento en dos fases, la primera consta de seis meses desde la entrada de la solicitud en el registro para el reconocimiento de la situación de dependencia y, la segunda, otros seis meses para la aprobación del programa individual de atención.

QUEJAS SOBRE XUNTA

En cuanto a las quejas dirigidas a la Administración autonómica, las consellerías de Sanidade y Educación vuelven a concentrar el mayor número de reclamaciones, con un total de 172 y 152, respectivamente, y que son los únicos departamentos que superan el centenar de quejas. Los escritos dirigidos a la Xunta sumaron 729 de los 1.301 que se remitieron en relación a diferentes departamentos de las administraciones públicas --autonómica, ayuntamientos, diputaciones y universidades--.

Sobre el ámbito sanitario, Benigno López concretó que la "principal carencia" es la referida a la "lentitud en la atención prestada a los pacientes, sobre todo en la asistencia especializada", tanto en las consultas como en cirugía.

De entre los hospitales, destacó el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) como el que "más" quejas relacionadas con las listas de espera, mientras que el resto de los complejos gallegos mantienen una cifra similar. En total, contabilizó 46 quejas.

Además, el número de quejas relacionadas con los servicios médicos supuso 22, la cifra más alta después de la correspondiente a las listas de espera. A mayores, también se contabilizaron seis quejas que tuvieron que ver con las historias clínicas.

NINGUNA SOBRE VIOLENCIA ESCOLAR

En educación no universitaria, el informe del Valedor do Pobo recoge que, como en años anteriores, uno de los temas con mayor número de quejas es el referente a las instalaciones escolares, tanto el material, como el personal.

Además, en el documento del alto comisionado destaca que en 2008 "no hubo quejas referidas a la violencia escolar", aunque si se presentaron algunas al respecto de tramitación de expedientes.

Otro de los aspectos que mayor número de quejas concentró fue la escolarización y la admisión de alumnado, que presenta "una infinidad de problemas", puesto que "intentar compaginar el derecho de los padres a escoger un centro y la falta de plazas hace muy difícil conseguir la conciliación".

En todo caso, "se atisba una disminución" del número de reclamaciones presentadas, pero se mantienen las cifras en las referidas a la escolarización en el mismo centro de hermanos o de la elección de los padres de centro escolar para sus hijos.

"LISTAS DEMOLEDORAS"

Además, el documento subraya que las listas de espera para conseguir un aplaza en una escuela infantil son "realmente demoledoras" y algunos alumnos se encuentran con la "imposibilidad de alcanzar" un lugar en uno de estos colegios, lo que "obliga a optar por centros privados".

En cuanto a la implantación del conocido como Plan Bolonia --programa de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior-- también aglutinó varias quejas y, entre otras, destacan las referidas a la denegación de reembolso de tasas o la validez de las materias.