Emergencia Social aumenta su actividad un 20% atendiendo sobre todo casos de violencia de género, personas sin hogar y dependientes

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Emergencia Social aumentó el año pasado su actividad en un 20,2 por ciento sumando un total de 2.637 servicios estando en funcionamiento las 24 horas de los 365 días del año siendo las principales problemáticas atendidas las relacionadas con las personas en las calle, los dependientes y la violencia de género, informaron hoy desde la Comunidad de Madrid.

De las 2.637 intervenciones, 348 se resolvieron desde la central y 2.289 necesitaron el uso de una unidad móvil correspondiendo el 25 por ciento de los casos a situaciones de indigencia en la calle; el 18 por ciento estuvo relacionado con personas dependientes que se encuentran solas y el 9 con situaciones de violencia de género.

Se actuó en un total de 106 municipios y se superó el centenar de intervenciones en Fuenlabrada, Parla, Alcorcón, Móstoles, Alcalá de Henares, Leganés y Getafe, coincidiendo con las localidades con mayor población, a excepción de Madrid, donde actúa preferentemente el SAMUR.

A pesar de que en la mayoría de las intervenciones se trabaja con personas individuales o núcleos familiares, hay ocasiones en las que se han atendido emergencias colectivas, como explican desde la Comunidad. Fueron casi un centenar el año pasado, entre las que se encontraban las de las familias refugiadas de la guerra de Georgia.

También este servicio tuvo un papel preponderante en situaciones de extrema gravedad como el accidente aéreo en el Aeropuerto de Barajas, donde su principal labor fue la atención psicológica a familiares de las víctimas.

Asimismo, el año pasado esta prestación regional se adaptó también al nuevo protocolo contra el abandono de bebés, de forma que una de sus unidades móviles está preparada para ir a buscar a recién nacidos donde indique la madre, con las máximas garantías para los pequeños y con el fin de proteger la identidad de la mujer.

Además, las unidades son vehículos totalmente adaptados para minusválidos, con los sistemas informáticos más modernos, con capacidad para ocho personas y siempre dotadas con un psicólogo y profesionales para la atención de situaciones de emergencia. El cuerpo cuenta también con un servicio de intérpretes de nueve idiomas y otro de lenguaje de signos para que cualquier urgencia pueda entenderse sin ningún problema.

Asimismo, la buena labor realizada por este servicio, que se activa con una simple llamada al 112, y el conocimiento mayor de todos los organismos de las administraciones, ha hecho que cada vez sea más demandado: junto a las intervenciones presénciales, el Servicio de Emergencia Social atendió 10.441 llamadas en 2008, muchas ellas derivadas de los Cuerpos de Seguridad, juzgados o servicios sociales municipales. Todo ello ha sido reconocido con el primer premio en la modalidad de mejores prácticas de la sexta edición del Premio a la Excelencia y Calidad en el Servicio Público de la Comunidad de Madrid.