España invierte un 16% más en armas de última generación a pesar de la crisis


Ilustración de Raúl Arias sobre armas

Ilustración de Raúl Arias sobre armas

Más armas punteras para garantizar la seguridad de las tropas. Aunque los presupuestos para 2009 recortan un 3% el gasto en Defensa, la inversión del Ministerio en los llamados Programas Especiales de Modernización aumenta un 16% con respecto al año anterior. Si en 2008 el desembolso previsto era de 607 millones, el correspondiente a este año lo supera en cien millones (707). La ministra Carme Cachón considera, no obstante, que su departamento realiza ya un "importante esfuerzo de austeridad".

Más del 60% de los 8.200 millones con los que cuenta Defensa para este año corresponde a gastos de personal de las fuerzas armadas y de personal del Ministerio. El número de soldados rozaba a finales de 2007 los 80.000 efectivos, máximo histórico desde la suspensión del Servicio Militar Obligatorio. A Armamento y Material se destinan casi 1.700 millones. Esa cifra supera lo destinado a rehabilitación y acceso a la vivenda por parte del ministerio que dirige Beatriz Corredor (1.512 millones) y supone más del doble de lo invertido por Educación en becas y ayudas a la enseñanza (649).

"La Defensa es un bien público puro, es decir, que no lo ofrece más que el Estado", explica Jesús Perdices, profesor de Política de Seguridad y Defensa Española del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado. El resto de competencias citadas están, por el contrario, transferidas a las Comunidades: Madrid prevé un gasto en Sanidad de más de 4.800 millones, por los 6.000 acordados por la Generalitat catalana. Aún así, sólo uno de cada cien ciudadanos considera prioritaria la Defensa, anteponiéndola a la Sanidad, la Vivienda o la Educación, según los datos obtenidos por el CIS y recogidos en el Barómetro Sanitario de 2008.

Programas "estrella"

"Las inversiones más significativas son las que corresponden a los apartados Modernización de las Fuerzas Armadas y Programas Especiales de Modernización", explica Perdices. El gasto conjunto previsto para ambos programas supera los 1.200 millones. "Los Programas Especiales son los considerados programas estrella", indica el experto. En ellos se ha gastado el Ministerio más de 1.100 millones en sólo dos años. Son, según Defensa, "proyectos de inversión de especial relevancia para las fuerzas armadas" cuyas principales características son "su enorme coste y complejidad".

Estos programas contemplan la incorporación de "sistemas de armas de última generación". Incluyen, entre otros puntos, la compra de 87 aviones Eurofighter y de 24 helicópteros de combate Tigre, la construcción de cuatro buques de acción marítima y la adquisición de más de 300 tanques Leopardo y otros tantos vehículos de combate Pizarro. Para su desarrollo, se cuenta además con financiación previa por parte del Ministerio de Industria, a través de anticipos reintegrables sin intereses que se conceden a las empresas. Forman parte de una estrategia a medio o largo plazo: las entregas de algunos productos está previsto que se realicen durante los próximos doce años.