EUiA advierte de que la LEC puede ser una "oportunidad perdida"

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

La portavoz parlamentaria de ICV-EUiA, Dolors Camats, advirtió hoy de que la Ley de Educación de Catalunya (LEC) puede ser una "oportunidad perdida" si el texto que apruebe el viernes la ponencia sigue permitiendo recibir dinero público a los centros educativos de élite que segregan a niños y niñas.

También lamentó la actitud de CiU en las negociaciones, por asegurar que si vota a favor del texto, será una "ley de país", y si no, no lo será. "Esto es atrevido, y más viniendo de la oposición", añadió en rueda de prensa en el Parlament, después de que el presidente de CiU, Artur Mas, anunciara ayer un preacuerdo con PSC y ERC sobre la LEC.

Camats expresó su rechazo a una ley que, a cambio de más dinero público para los centros concertados, no inste a éstos a "contrapartidas", como la homologación del salario de los profesores de los centros concertados a los públicos. También expresó su oposición a una normativa que permita a los centros concertados "escoger" a las familias.

La portavoz mostró sus críticas al proceso de redacción de la LEC. "Se hubiera podido hacer de otra forma", teniendo en cuenta el rechazo expresado por parte del profesorado de los centros públicos en varias huelgas, sostuvo. "En política son tan importantes los contenidos como las formas", y en el caso de la LEC, estas últimas "son mejorables", dijo.

El portavoz adjunto de CiU en el Parlament, Josep Maria Pelegrí, calificó hoy la actitud de ICV-EUiA sobre la futura LEC de "excluyente y limitadora de derechos". Avisó de que la federación "no cabe" en el modelo que proponen los ecosocialistas, mientras que estos sí pueden sentirse identificados en el proyecto de CiU.

"Me sorprende y me decepciona" la actitud de ICV, señaló Pelegrí, que añadió que esto, de todas maneras, "clarifica la situación", pues demuestra que los ecosocialistas pretenden "imponer su ley", algo que no se adecua a las necesidades de Catalunya.

La portavoz de ERC en el Parlament, Anna Simó, dejó claro que la LEC debe tener el apoyo de ICV-EUiA, y aclaró que los acuerdos aún no se han cerrado pese a la "escenificación para sacar pecho" de algunos. "El consenso está cerca, pero no cerrado; trabajamos para que se cierre e incluya a ICV", explicó Simó, que dijo que un acuerdo será posible si se trabaja con la "generosidad necesaria y sin protagonismos de nadie".

La republicana remarcó que tal y como está ahora la ley, las escuelas de élite "lo tendrán muy difícil si segregan por sexos". Según ella, la normativa va más allá de lo que prevé la Ley Orgánica de Educación (LOE), y ya algunas comunidades la utilizan para retirar conciertos.

Desde el PSC, su portavoz adjunta en el Parlament Carme Figueras expresó que su grupo priorizará el consenso, por lo que cabe la posibilidad de que los socialistas acaben apoyando un texto que siga permitiendo subvenciones para las escuelas que escolarizan a niños y niñas por separado. De todas formas, indicó que el redactado actual de la LEC no permite estas ayudas.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, criticó que se haya avanzado la existencia de un preacuerdo, porque el trabajo de la ponencia continúa. Insistió en que su formación sólo apoyará el texto si defiende la libertad de los padres a escoger centro y modelo lingüístico. Sobre la actitud de ICV-EUiA dijo que es una muestra más de "la falta de liderazgo de Montilla, y de la debilidad y partidismo de cada uno de los socios del Govern": "Cada socio actúa en función de sus intereses partidistas, lo que demuestra las grietas del tripartito".

El presidente de C's en el Parlament, Albert Rivera, consideró que "se está perdiendo una oportunidad de oro" de realizar un debate en profundidad para modernizar la escuela catalana por "puro dogmatismo y defensa de una supuesta dignidad".