Feijóo coloca al alcalde de Arnoia como delegado en Ourense y a Molares en Vigo para impulsar el área metropolitana

El presidente destaca el "tiempo récord" empleado en diseñar un organigrama "adelgazado", que permitirá un ahorro de 15 millones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha decidido situar al alcalde de Arnoia, Rogelio Martínez, al frente de la delegación provincial del Gobierno gallego en Ourense y a la concejal Lucía Molares como delegada de Vigo, con responsabilidades sobre los 14 ayuntamientos que integran el área metropolitana "consensuada" por el anterior Ejecutivo de Manuel Fraga y el reto de sentar las bases para el "impulso" definitivo de este proyecto.

Así lo confirmó el máximo mandatario gallego en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello de la Xunta, que autorizó también los nombramientos de Diego Calvo y Raquel Arias como delegados de A Coruña y Lugo, con lo que deberán dejar sus escaños en el Parlamento, así como la designación del regidor de Cambados, José Manuel Cores Tourís, como delegado de Pontevedra.

Feijóo resaltó la trayectoria de los nuevos delegados --todos con experiencia en el ámbito municipal a excepción de Diego Calvo-- y dijo no haber chocado "con excesivas dificultades" para negociar sus nombramientos con los presidentes provinciales del PPdeG, pese a que José Luis Baltar había manifestado sus preferencias por Rosendo Fernández frente a quien fue alcalde de Arnoia desde 1979, cuando se convirtió en el regidor más joven de España.

"Ellos --los presidentes provinciales-- me plantearon sus propuestas y no hubo ningún problema", explicó el mandatario gallego y se apresuró a agradecer la "máxima colaboración" del partido en la configuración del Gobierno gallego y su estructura periférica.

Además de los cinco delegados que representarán a la Xunta en todo el territorio gallego, el Ejecutivo autonómico dio luz verde al nombramiento de otros 14 puestos de confianza que se suman a los 40 designados la pasada semana, lo que supone un 85 por ciento del total de altos cargos que Núñez Feijóo prevé incorporar en su Gobierno.

AHORRO

Satisfecho por el "tiempo récord" en el que está diseñando el nuevo Ejecutivo, Núñez Feijóo aseguró que la transformación de la administración periférica gallega --con especial atención a la reducción de 52 a cinco delegaciones de la Xunta-- da continuidad a los compromisos de "eficacia, austeridad y economía" adquiridos durante la campaña electoral ya que, según calculó, este "adelgazamiento" supondrá a las arcas públicas un ahorro de 15 millones de euros en la VIII Legislatura.

A juicio de Feijóo, concentrar la representación política de su Gobierno en las cuatro provincias y Vigo supondrá además un paso adelante en la "vertebración" del territorio autonómico y propiciará el avance hacia la "Galicia única" a la que apela en la práctica totalidad de sus intervenciones públicas.

APUESTA POR VIGO

La delegación de Vigo, con Lucía Molares al frente, supone una de las principales novedades en el nuevo diseño de la administración periférica y, al tiempo, un guiño del presidente gallego a la ciudad en la que residía hasta su acceso a Monte Pío tras los comicios autonómicos del pasado 1 de marzo.

De hecho, Feijóo aprovechó su intervención tras el Consello de la Xunta para ratificar su intención de llevar al Parlamento de Galicia el proyecto de área metropolitana de Vigo sellado por la Xunta y 14 ayuntamientos --Nigrán, Baiona, Fornelos de Montes, Gondomar, Pazos de Borbén, Mos, O Porriño, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra de Miño, Soutomaior, Vigo, Cangas y Moaña-- en el año 2004. Como primer paso, las competencias de Molares como delegada se extenderán a estos 14 municipios.

El objetivo del presidente gallego es impulsar también el área metropolitana de A Coruña una vez se alcance el "acuerdo" necesario entre los alcaldes y los representantes de la Administración autonómica. De momento, la delegación de esta provincia contará, además, con una unidad administrativa especial adscrita en la ciudad de Ferrol para "mejorar la eficacia" en la gestión.

Más allá, el presidente gallego resaltó que la creación de las delegaciones ratifica su compromiso con los empleados públicos al eliminar la figura de secretario provincial y situar tras el delegado --que coordinará el ejercicio de las competencias de la Administración en cada ámbito territorial-- a un jefe territorial que debe ser funcionario.

En la nueva estructura de la Xunta, las delegaciones tendrán el rango de dirección xeral y dependerán de la Consellería de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza, dirigida por Alfonso Rueda.

AUGAS DE GALICIA

En el camino de "adelgazar" la Administración autonómica, Feijóo anunció también la supresión de la figura del director xeral de Augas, cuyas funciones pasarán a ser desempeñadas por la persona que asuma la Presidencia de Augas de Galicia, aún por nombrar.

Con esta decisión, el jefe del Ejecutivo autonómico pretende "ganar eficacia" en la toma de decisiones y "eliminar" trámites para "agilizar" el funcionamiento diario del organismo. Además, se elimina la obligatoriedad de que el presidente sea uno de los titulares de los órganos superiores de la Consellería de Medio Ambiente, dirigida por Agustín Hernández.

OTROS NOMBRAMIENTOS

Además de los cinco delegados provinciales, el Gobierno gallego autorizó hoy los decretos que disponen el nombramiento de otros nueve altos cargos, entre ellos el de José Ramón Lete que vuelve a asumir competencias autonómicas en materia de deporte, en este caso como secretario xeral para o Deporte --departamento que depende directamente del presidente--. Otro que también retorna a un antiguo destino es Juan José Martín Álvarez, que vuelve a ser director xeral de Xustiza.

Asimismo, Isabel Vila Barbosa asumirá la Dirección Xeral de Infraestructuras; José Boné Pina se pondrá al frente del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS); y Alejandra Álvarez de Mon Rego será la directora xeral de Innovación e Industrias Agrarias.

Del ámbito municipal compostelano, Feijóo recupera a Ricardo García-Borregón Millán y lo pone al frente de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza. Por último, Rocío Mosquera Álvarez será la nueva gerente del Servizo Galego de Saúde, mientras que Pablo Torres Arrojo y Esperanza Fernández Lago asumirán, respectivamente, las direcciones xerais de Recursos Económicos y Recursos Humanos del Servizo Galego de Saúde.

En su reunión de hoy, el Consello de la Xunta firmó también los decretos que disponen el cese de cinco altos cargos del bipartito. Así, dejarán de prestar servicios para la Administración Daniel Pino, José Luis Romero --que ostentaba la doble condición de presidente del Consello de Administración da Empresa Pública Obras e Servizos Hidráulicos y de director xeral de Augas de Galicia--, Julio Villar, Francisco Pais y José Fernández, los tres últimos pertenecientes a la Consellería de Sanidade.