Félix Palomo: "Yo no me he llevado ni un euro y no hay ninguna denuncia contra mí"

Asegura que todas las cuentas de ASG están auditadas y que se está haciendo un uso político de un problema personal con un vecino

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El apoderado de Análisis Social y Gestión S.L (ASG), Félix Palomo, aseguró hoy que no se ha llevado "ni un euro" de la comercialización de 53 viviendas y un local de la cooperativa 'La Dehesa del Ensanche de Vallecas', al tiempo que subrayó que "a día de hoy, no hay ninguna denuncia" contra su empresa ni contra su persona.

En declaraciones a Europa Press, Palomo destacó que ASG, en la que trabajan cinco personas y cuyo capital es en su totalidad de UGT, sólo es encargada de la comercialización de pisos, en este caso por un 3 por ciento de su valor. "Yo no puedo firmar contratos y sólo dispongo de un dinero muy limitado", explicó Palomo ante las acusaciones que se han vertido sobre él sobre presuntas irregularidades denunciadas por vecinos de esta promoción de viviendas.

A su juicio, toda la polémica deriva de un enfrentamiento "personal" con uno de los vecinos, José María Mancho, a quien culpó de verter toda una serie de "mentiras y calumnias" por las que ya le ha denunciado ante la Fiscalía. Este hecho, dijo, está siendo utilizado políticamente para atacar indirectamente a su compañera sentimental, la portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez.

Palomo, que destacó que a través de ASG ya ha comercializado otras promociones y entregado unas 500 viviendas, y se encuentra en tramitación de otras 500, subrayó que sólo ha tenido problemas con esta cooperativa.

Por otra parte, planteó que todos los compradores recibieron en tiempo y forma el 30 de enero de 2007 las viviendas adquiridas, por el precio exacto que firmaron en sus contratos. "No se ha variado ni un euro el precio de la vivienda, lo que se denuncia son falsedades, dicen que el presidente de la cooperativa tiene un local que ha conseguido irregularmente, pero aquí están las escrituras y transferencias bancarias del presidente a la cooperativa, por lo que copia de todo ello han sido enviada también a la Fiscalía Anticorrupción", destacó.

En este sentido, subrayó que el denunciante tardó 8 meses después de recibir su vivienda en darse cuenta de las presuntas irregularidades. "Las cuentas están auditadas porque por Ley todas las cooperativas que superen 50 viviendas tienen que estar auditadas", destacó Palomo.

El responsable de la empresa señaló que ASG sólo contrató, a través de documento mercantil, con la entidad gestora Serprogesa, de capital privado. "Actualmente las denuncias son contra el presidente y contra el vicepresidente de la cooperativa, que también tiene un piso de la cooperativa, pero que es uno de los más pequeños y que además está pagando con su hipoteca, a quienes se les acusa de haberse beneficiado económicamente", agregó.

"En lo personal todo esto me afecta mucho, por eso puse la querella (contra Manso) y pedí ampliarla a la Comunidad de Madrid por acoso, por filtrar información personal mía", destacó. "Porque el derecho al honor no sólo es para la familia de Aguirre o de Güemes...", destacó.

"Yo estoy muy tranquilo y si alguien cree que me he llevado un euro, que lo diga", dijo Palomo y conminó a los vecinos que supuestamente tienen algo que reprocharle "lo hagan a cara descubierta". "Tengo 50 años y desde muy pequeño luché por el Estado de Derecho de este país, y me voy a defender", advirtió. "Que los tribunales decidan, no me van a achantar", agregó.

Respecto al expediente abierto por la Comunidad de Madrid por presunta "falta muy grave" por compatibilizar su cargo en ASG y otras empresas con la condición de liberado sindical como trabajador del área de Vivienda Joven de la Administración autonómica, Palomo aseguró que su actividad "no es un negocio personal", por lo que si existe alguna irregularidad "que pidan responsabilidades a UGT", reclamó.

Palomo, que era coordinador del Plan de Vivienda Joven cuando fue despedido en tiempos de la Presidencia de Alberto Ruiz-Gallardón, explicó además que estuvo "durante 3 años, hasta que salió la sentencia Supremo, 'liberado' por el propio Partido Popular" para mantenerle apartado de su plaza en la Consejería.

Tras la sentencia del Supremo, explicó, volvió a incorporarse a la Comunidad pero los responsables del área le hicieron el regreso "insoportable", por lo que pasó a ser liberado por UGT.

Palomo destacó además que en los 25 años que lleva en los movimientos sindicales y vecinales nunca ha cobrado un duro y no permitirá que algunos conviertan esta lucha en un delito. "Son muchas horas las que no he dedicado a mi familia y a mi hija, como para esto", afirmó.