Fernández Aguado cree que las medidas del Gobierno contra la crisis "colisionan" con el sentido común

SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

El consultor Javier Fernández Aguado opina que las medidas que está aplicando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero contra la crisis económica "colisionan" contra el sentido común y no son "sensatas".

Fernández Aguado, que participa hoy en el coloquio 'Oportunidades en tiempos de crisis' organizado por el Centro Montañés de Investigación y Desarrollo Empresarial (CEMIDE), mostró su confianza en que de la crisis económica finalizará.

"Saldríamos antes si las medidas del Gobierno fueran más sensatas", precisó no obstatante, al criticar que se aborden gastos social y gastos "suntuarios" en lugar de gastos productivos. A su juicio, en España hace falta desarrollar medidas productivas que sean el motor de la economía en los próximos años, y en lugar de eso, "se están rehabilitando fachadas".

Para el socio director de Mind Value y Premio Peter Drucker 2008 a la Innovación en Management, medidas como el Fondo Estatal de Inversión Local del Gobierno central para los ayuntamientos, está "mal planteado" al basarse en gastos "suntuarios".

El aumento del gasto público es, en su opinión, una "operación cosmética que no va a dar resultados", y cuestionó los mensajes sobre el "enorme esfuerzo social" del Gobierno. "El esfuerzo lo harán mis hijos para pagar gastos, que no son inversiones", aseveró.

Además, apuntó que saldrá reforzado de la crisis "el que aplique el principio esencial de trabajar el doble para ganar la mitad sin dejar de sonreír".

CRISIS ÉTICA

Fernández Aguado explica la crisis como una "bajada de la marea" que deja al descubierto las cosas que no funcionaban y las "incorrecciones técnicas" de una época en la que se habían abandonado las raíces de la empresa, que abogó por recuperar.

Ha sido un tiempo en el que los "usos se han convertido en abusos", lo que ha provocado, además de la crisis financiera global, la de la construcción en España y la de liderazgo internacional en la reacción a la situación, otras crisis.

El consultor consideró que hay también una crisis "de confianza", ya que la economía incluye "aspectos psicológicos", además de una crisis "ética", la de un período en que se produjo una "moratoria de ética" que ha derivado en una "crisis de codicia".