Fito Páez destaca los paralelismos entre la música argentina y la española

  • Valladolid, 29 abr (EFE).- El cantante argentino Fito Paéz ha dicho hoy que España y Argentina comparten, además de un paralelismo histórico, un vínculo musical muy estrecho, ya que el flamenco y el tango "tienen el mismo punto dramático y sentimental".

Fito Páez destaca los paralelismos entre la música argentina y la española

Fito Páez destaca los paralelismos entre la música argentina y la española

Valladolid, 29 abr (EFE).- El cantante argentino Fito Paéz ha dicho hoy que España y Argentina comparten, además de un paralelismo histórico, un vínculo musical muy estrecho, ya que el flamenco y el tango "tienen el mismo punto dramático y sentimental".

No obstante, el artista, de gira en España, ha aclarado, en declaraciones a EFE, que la evolución de los estilos musicales de ambos lados del Atlántico durante la década de 1960 fue muy diferente.

Mientras en Argentina convivían el tango, la bossa nova y la samba, en España se gestaba "una música popular más política".

Fito (Rosario -Argentina-, 1963) ha explicado así las similitudes y diferencias en el terreno musical entre los dos países, entre los que existe un intercambio recíproco de artistas, como el caso del rockero bonaerense Ariel Rot, al que considera "inventor de un nuevo género entre los músicos argentinos".

El polifacético artista, que hoy ofrece un concierto en Salamanca para presentar su nuevo disco de colaboraciones "No sé si es Baires o Madrid", ha cambiado desde hace casi dos años sus multitudinarios conciertos en estadios de fútbol, donde dice sentirse como "un microbichito", por pequeños teatros o incluso "baretos".

Prefiere estos lugares con aforo más reducido, porque "el contacto con el público es más directo", y la escenografía, que en su caso sólo consta de un piano, "más sencilla".

Sus conciertos en España se convierten la mayoría de las veces en puntos de encuentro de muchos de sus compatriotas argentinos, y por ello Fito dice sentirse "como un anfitrión, como un sacerdote".

Considera que es un papel con "mucha responsabilidad", porque a pesar de que entiende que muchos de ellos "son exiliados económicos y añoran su tierra", cree que no es el lugar para reivindicaciones, pues se ha encontrado con "gente exaltada".

A este cantautor que no le gustan las etiquetas y que se define como "hijo de mis padres, hombre inquieto al que le gusta contar el mundo", le halaga profundamente que en ciudades como Barcelona, Madrid o Londres ya se hayan agotado las entradas para su concierto, aunque "no se me cae una pluma" cuando ve los teatros medio vacíos.

Su último disco "No sé si es Baires o Madrid", grabado en vivo y además símbolo de su reconciliación con Joaquín Sabina, se compone de varias colaboraciones con artistas como Marlango, Pereza, Gala Évora o Pablo Milanés, que han surgido de "forma relajada y espontánea".

Páez no se pronuncia sobre el futuro de la música en España, ya que está convencido que "la música es un lenguaje y su evolución depende de las próximas generaciones".

A pesar de que ha trabajado como director y actor en más de un film, considera que hacer cine "es muy complicado" y, sin embargo, "para hacer música sólo necesitas una habitación y una guitarra".