francesa, en la que hubo "avances"

ZARAGOZA, 7 (EUROPA PRESS)

El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, se manifestó hoy "moderadamente satisfecho" con los acuerdos en materia de comunicaciones transfronterizas alcanzados en la última cumbre hispano-francesa, celebrada en Madrid el mes pasado, y aseguró que en ella "no hemos dado ningún paso atrás", sino que ha habido "avances".

Así lo trasladó durante su comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón, donde informó, a petición del Partido Popular, de los asuntos tratados en la citada cumbre en relación con la Comunidad autónoma. "No digo que el Gobierno de Aragón se sienta plenamente satisfecho con las conclusiones de esta cumbre, ni que hayamos resuelto todos los problemas", matizó Velasco, pero "hemos seguido avanzando".

En este sentido, comentó que de los cinco apartados que se acordaron, dos hacen referencia a proyectos de Aragón, concretamente, a la Travesía Central del Pirineo, una conexión para el transporte de mercancías por ferrocarril que uniría Zaragoza con Toulouse (Francia), y la reapertura internacional de la línea ferroviaria Canfranc-Pau.

Así, cada vez es "más fácil" hablar de la Travesía Central por el Pirineo, que "se ha reconocido como proyecto estratégico" y eso "no es fruto de la casualidad", si bien "tenemos que seguir empujando", al tiempo que sentenció que el Gobierno PSOE-PAR "jamás ha renunciado" a la reapertura del Canfranc, "ni lo ha puesto en contrapartida con ninguna otra infraestructura".

En este sentido, indicó que el Canfranc "es el primer eslabón de una red de mercancías que se culminará con un túnel de baja cota", el de la Travesía central, que no sólo interesa a Aragón y España, sino que también "beneficiaría a Europa". Sobre este último proyecto recordó que responsables regionales y locales del sur de Francia han firmado un documento que recoge un corredor "al que no podrían ninguna pega".

Respecto al acuerdo alcanzado en la última cumbre hispano-francesa para recortar los plazos de construcción del AVE entre Figueras y Perpignan (Francia), el consejero argumentó que será una línea de transporte de pasajeros, no de mercancías, que "favorecerá" también a Aragón y Zaragoza, puesto que se podrá conectar con la línea de AVE que transcurre por la Comunidad autónoma aragonesa.

Javier Velasco aseguró que el presidente de la nación, José Luis Rodríguez Zapatero, conoce los proyectos de Aragón, y también el ministro de Fomento, José Blanco, así como el secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense Víctor Morlán.

"Estamos y estaremos empujando y presionando al máximo para que se concrete y se empiece a actuar cuando antes" y "estamos en una posición mucho más fácil que hace uno o dos años", aseveró el consejero.

FRACASO

El portavoz del PP, Eloy Suárez, calificó la cumbre como un "estrepitoso fracaso", y lamentó que mientras que Cataluña ha conseguido que la línea de AVE Figueras-Perpignan se haya adelantado tres años en su ejecución, la Travesía Central por el Pirineo y la línea internacional del Canfranc se han quedado "en vía muerta".

En su opinión, ambas infraestructuras "aparecen coladas de rondón" en los acuerdos, pero "no hay interés" en ellas y criticó al Gobierno de Aragón por haber "sacrificado" el Canfranc por la Travesía central en la cumbre hispano-francesa que se celebró en Zaragoza, desde la que el Ejecutivo aragonés "sólo ha cosechado fracaso tras fracaso".

La diputada del Partido Socialista, María Teresa Pérez, resaltó que durante la cumbre se habían alcanzado acuerdos sobre el Canfranc y la Travesía central de "base técnica" sobre los que "sustentar la voluntad política de ambos gobiernos", algo que "nos hace ser optimistas" para que en los próximos meses puedan "impulsarse" las comunicaciones transfronterizas.

El diputado del Partido Aragonés, Javier Allué, estimó necesario transmitir el "inconformismo" de la sociedad aragonesa en esta materia, y estimó que si bien el Gobierno de Aragón "está haciendo todo lo que está en su mano" es preciso "redoblar esfuerzos" para que las voluntades de España y Francia "vayan acompañadas de acciones".

El diputado de Chunta Aragonesista, Bizén Fuster, argumentó que su postura no era de "victimismo político", sino que reflejaba el hecho de que haya Comunidades autónomas, como la catalana, "que van con objetivos que se cumple, y otras, que van con objetivos, que ni se tratan, ni se tiene objetivo de cumplir", dijo en referencia a las infraestructuras de Aragón y pidió al consejero que "intente convencer" al presidente Rodríguez Zapatero "de una vez por todas" de la importancia de las mismas.

El diputado de Izquierda Unida, Adolfo Barrena, manifestó que esperaba "poco en lo que se refiere a Aragón" de una cumbre hispano-francesa, en la que "se abordan líneas estratégicas en general" y por eso "no podemos pretender dar respuestas locales en una cumbre estatal", pero tampoco, apostilló, "decir que se han tenido en cuenta" esas peticiones locales "porque eso es jugar al engaño" o "que nos vendan motos".