Gesa mejora la seguridad de la red eléctrica con un nuevo centro de control que agilizará la reparación de averías

El presidente Antich inaugura las punteras instalaciones, que costaron 3,2 millones de euros

PALMA DE MALLORCA, 20 (EUROPA PRESS)

La compañía Gesa Endesa mejorará a partir de hoy la seguridad de la red eléctrica de alta, media y baja tensión de Mallorca y Menorca, con la apertura de un nuevo centro de control ubicado en las instalaciones de Sant Joan de Déu, que servirá para agilizar la reparación de las averías que se produzcan, al contar con sistemas de telemando que distinguen a los usuarios afectados del resto.

Mediante este sistema, se podrá acotar la parte de la red afectada por la avería y se restituirá al resto de clientes la electricidad mientras las brigadas actúan donde verdaderamente existe un problema. En una dinámica que no será efectiva en el caso de un apagón general, porque la caída se produce en la propia central se genera el fluido, con peores consecuencias en un sistema considerado "pequeño", como es el balear.

El nuevo centro, que se coordinará con otro ya existente fue inaugurado hoy por el presidente del Govern, Francesc Antich, quien se desplazó en compañía de la consellera de Comercio, Industria y Energía, Francesca Vives, así como la consellera de Territorio del Consell de Mallorca, Maria Lluïsa Dubón, y el delegado del Gobierno, Ramón Socias; que fueron recibidos por el director general de GESA, Andreu Rotger, y el presidente del consejo asesor, Bartomeu Reus.

Tras un recorrido por las instalaciones y el descubrimiento por parte de Antich de una placa conmemorativa de la inauguración, instalada en la Sala de Control. Después, en un parlamento ofrecido en la adyacente Sala de Crisis, el presidente agradeció a GESA Endesa su esfuerzo inversor y en modernización de los últimos años y detalló que "de cara al futuro necesitamos un crecimiento mucho más sostenible y no basado en el consumo de territorio", según dijo.

Precisamente, consideró que el nuevo centro de control de Sant Joan de Déu ejemplifica la voluntad del Govern de que se realicen inversiones en innovación, un aspecto que también fue abordado por Reus y Rotger, quienes destacaron que el coste de las instalaciones y el equipamiento que albergan tienen un coste superior a los 3,2 millones de euros, que son parte de los 500 millones que gastó este año la compañía eléctrica en mejoras de sus servicios.

Concretamente, desde el Centro de Control, los operadores gestionan a distancia un total de cinco centrales eléctricas, cinco subestaciones de alta tensión, 40 estaciones AT/MT, 10.627 centros de distribución y 18.728 kilómetros de red eléctrica. Todo lo que se necesita para hacer llegar el suministro, "en las mejores condiciones posibles por lo que se refiere al coste y la calidad", a los 662.482 clientes que tiene la compañía en el archipiélago balear.

SEGURIDAD POR DUPLICADO

La nueva instalación operará las 24 horas del día durante todos los días del año. Para lo cual, cuenta con varios sistemas informáticos de última generación --incluido uno desarrollado tecnológicamente por Endesa-- que, además, están duplicados para que, en caso de fallo o avería, puedan ser conmutados de inmediato por el gemelo que se encuentra en descanso. La propia alimentación energética del edificio también está garantizada por duplicado.

La labor del Centro de Control de Sant Joan de Déu se acentuará en los momentos en que se produzcan puntas de consumo, como suele suceder en verano con la llegada masiva de turistas, y cuando será más necesaria una buena gestión de la red para evitar sobrecargas y otros riesgos. A modo orientativo, en la jornada de mayor de manda de 2008 se sirvieron 1.099,5 megavatios (MW), frente a los 116,2 MW que se registraron en la jornada más intensa de 1969.