Granadilla para reforzar el suministro en el norte de Tenerife

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 (EUROPA PRESS)

Red Eléctrica de España explica la construcción de la nueva línea de 220 kilowatios entre los municipios tinerfeños de Candelaria y Granadilla en su inclusión dentro del Plan Energético de Canarias (Pecan) y que cuenta, además, con el visto bueno del Ministerio de Industria, así como el refuerzo del suministro de la capital, zona metropolitana y norte de la isla.

La empresa así lo ha explicado a Europa Press señalando no obstante que el proyectos de momento no está aprobado, sino que ha comenzado su tramitación "recabando las consideraciones" de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, así como a todas las organizaciones a las que la consejería dé traslado el proyecto.

Red Eléctrica ha defendido que esta línea "sustituirá a la práctica totalidad de la línea existente de doble circuito de 66 kilovatios que une la central de Granadilla con la de Caletillas. Asimismo, han asegurado que "esta línea se ha proyectado y diseñado cuidando que no afecta núcleos urbanos".

Insistieron en que "las alternativas que se contemplan para esta infraestructura se plantean siempre en aéreo, salvo en zonas urbanas "en las que resultaría imposible ejecutar un tendido aéreo".

LA PRINCIPAL ZONA DE PRODUCCIÓN

La empresa ha señalado que en la actualidad la principal zona de producción eléctrica se encuentra en el sureste de Tenerife tanto en la generación convencional como la renovable que incluye los planes de futuro de producción eólica y fotovoltaica en la isla.

Desde Red Eléctrica han señalado que una vez se finalice el proceso de consultas iniciales, se solicitará la Autorización Administrativa del proyecto remitiendo a la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias que irá acompañado de un Estudio de Impacto Ambiental.

La propia Consejería ha reconocido a Europa Press estos argumentos insistiendo en que tanto dentro del Pecan como en el documento de Planificación de Electricidad y Gas de Canarias ha recibido el visto bueno del Ministerio de Industria y el Congreso de los Diputados.

DUDAS

A pesar de los argumentos, la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza ha mostrado sus reticencias a este documento inicial. ATAN ha considerado que dicho proyecto se ha elaborado "al margen de la preceptiva planificación territorial", tal y como establece el Plan Insular de Ordenación de Tenerife y en las Directrices de Ordenación. Además, la Junta Directiva ha criticado que no se han evaluado distintas alternativas y sus respectivos impactos -- incluida la opción cero--, sino sólo los aéreos.

"Es decir, de antemano se descarta el soterramiento de la línea, sin dar una sola justificación o motivación para su exclusión como alternativa al trazado aéreo, contraviniendo a su vez tanto el Plan Insular como las Directrices de Ordenación".

La asociación ha elaborado las oportunas alegaciones en la fase de consulta poniendo de manifiesto la vulneración tanto del Plan Insular de Ordenación de Tenerife, como de las Directrices de Ordenación de Canarias y de la propia normativa de evaluación de impacto ambiental, "la cual exige, como contenido mínimo, evaluar todas las alternativas posibles y no sólo aquellas que más convienen a los intereses particulares, especialmente de coste económico, de la entidad mercantil promotora", concluyó ATAN.