Grimalt prepara un decreto que flexibiliza la tramitación de las obras que llegan a Medio Ambiente

La normativa será aprobada en el Consell de Govern de mañana o en el próximo y, entre otras cosas, eximirá de pasar por la Conselleria los proyectos de colegios y centros de salud

PALMA DE MALLORCA, 21 (EUROPA PRESS)

El conseller de Medio Ambiente del Govern, Miquel Àngel Grimalt, anunció hoy un decreto que permitirá flexibilizar la tramitación de las obras que pasan por el departamento Autonómico de Medio Ambiente, que a partir de su entrada en vigor verán reducido a la mitad su recorrido por la institución y, en el caso concreto de los centros educativos de características estándar, los Centros de Salud y los equipamientos deportivos de menos de 1.700 metros cuadrados, ni siquiera deberán presentarse.

Tampoco estarán sujetas a tramitación ambiental actuaciones como la modificación restrictiva de planeamientos urbanísticos en aspectos como la disminución de coeficientes de edificabilidad o de porcentajes de ocupación de las edificaciones, la reducción de la altura máxima de los edificios, el cambio de uso de las viviendas de plurifamiliares a familiares, el reajuste de la superficie de zonas públicas o equipamientos, o el incremento de las dimensiones de la parcela mínima para poder construir.

Así lo anunció hoy el responsable de esta área del Ejecutivo balear, quien precisó que el decreto fue consensuado con el PSIB-PSOE y el Bloc --su área la gestiona UM-- y será aprobado por el Consell de Govern mañana viernes, o bien el la junta que mantendrán en la misma fecha de la semana próxima, para ser publicado al día siguiente en el Boletín Oficial de las Illes Balears (BOIB), de tal modo que será una realidad antes de que acabe mayo.

Concretamente, la nueva normativa lleva por nombre 'Decreto ley de medidas ambientales para impulsar las inversiones y la actividad económica en las Illes Balears' y su puesta en marcha supondrá "reducir, simplificar y agilizar los trámites" de los alrededor de 350 expedientes que tramita Medio Ambiente al cabo del año, algunos de los cuales deben pasar por la Conselleria hasta en cuatro ocasiones, en un recorrido que oscila entre los seis meses y el año de duración.

El efecto que el conseller le atribuye a esta normativa, cuya necesidad justificó en la actual situación de crisis económica, la capacidad de "reducir plazos y simplificar procedimientos" en las tramitaciones de proyectos y planeamientos urbanísticos que estén sometidos a una consideración ambiental, para "impulsar la inversión y la actividad económica en Baleares", aunque se llevará a cabo "sin menguar garantías ni requisitos", remarcó.

Para elaborar el nuevo decreto "nos hemos tenido que mover en un margen muy estricto y limitado", el que permiten las normativas estatales y europeas, que tienen en común que "establecen unos procedimientos muy garantistas que no nos hemos podido saltar", por lo que los procedimientos "continuarán siendo complejos", aunque "simplificados en la medida de los posible", con una cierta aligeración de trámites.

La normativa dada a conocer hoy por Miquel Àngel Grimalt regula aspectos como evaluaciones de impacto ambiental, evaluaciones ambientales estratégicas, residuos, ruidos, espacios de relevancia ambiental y responsabilidad ambiental. De éstos, los dos primeros son los más complicados y los que necesitan más tramitación, por lo que Medio Ambiente reduce los términos e impone también una reducción de plazos a las otras administraciones participantes, principalmente, ayuntamientos.

OBRAS EN LA COSTA EN VERANO

Entre otras cosas, el 'Decreto ley de medidas ambientales para impulsar las inversiones y la actividad económica en las Illes Balears' volverá a permitir la realización de obras en las zonas turísticas de los municipios costeros durante el verano, aunque adaptándose a unos determinados límites en las emisiones de decibelios, para garantizar que no provocan ruidos molestos para turistas y vecinos. Y, a este respecto, Grimalt recordó que la competencia de comprobar que se respetan los márgenes es municipal.

Grimalt recordó que, en las reuniones celebradas entre el Govern y los distintos sectores de actividad "apareció de forma recurrente" y "prácticamente unánime" el retraso que suponía tener que pasar numerosos proyectos por el "filtro" de Medio Ambiente. Por lo que el decreto prevé responder a esa necesidad que, en parte, ya se está compensando con un incremento de los medios humanos que trabajan en ese servicio, con siete nuevas plazas, y con la informatización de los expedientes.

Además, este mismo mes de mayo el Govern aprobó la reforma de la organización y el funcionamiento de la Comisión Balear de Medio Ambiente, que contará con comités técnicos especializados.