Grosske afirma que el albergue de El Molinar abrirá en junio y reforzará el SAPS con un piso en Palma

A los tres meses, los aparcacoches municipales consiguen la satisfacción vecinal pero no desplazan a los alegales

PALMA DE MALLORCA, 04 (EUROPA PRESS)

El teniente de alcaldesa y concejal de Bienestar Social, Participación y Cultura de Palma, Eberhard Grosske, manifestó hoy que el albergue para transeúntes de la barriada de El Molinar, en Palma de Mallorca, abrirá sus puertas a los primeros usuarios durante el próximo mes de junio, cuando finalicen los trabajos de construcción en curso y sea amueblado.

Además, según expuso el edil a los medios de comunicación, el Ayuntamiento reforzará el Servicio de Acogida de Promoción Social (SAPS) --que ahora se ofrece en la calle Can Campaner-- con un piso alquilado en algún punto del término municipal, con capacidad para atender a entre seis y ocho personas, ya que se trata de un perfil de usuarios "perfectamente normalizados", que no requieren de condiciones especiales.

Con ello, se compensará la reducción de plazas que supondrá el traslado de este servicio desde el Albergue de Can Pere Antoni, que formará parte del solar que ocupará el Palacio de Congresos --ahora en construcción, y que se complementa con las 12 plazas que se atienden desde el centro 'Nuevo Horizonte' --gestionado por religiosas--, ubicado en la barriada de El Terreno y que también se mantendrá.

Según apuntó el concejal, el equipamiento previsto para el centro de El Molinar "es mucho más digno" que del antiguo centro y, además, ofrece "mayor comodidad" a los profesionales que prestan servicio en el mismo, que dispondrán de más recursos para realizar sus tareas, que se centran en la búsqueda de empleo para los usuarios, mediante una atención "personalizada y pormenorizada", resaltó el edil.

Por lo que Grosske resaltó que, después de que este centro provisional se abandone, quedará una estructura "buenísima" para el uso de los vecinos de la zona, cuyo destino está aún pendiente de acordar con el barrio, cuyos residentes barajan distintas opciones, como dedicarlo a biblioteca o a sedes de asociaciones socioculturales, entre otras posibilidades que también se barajan.

El espectro de la atención a transeúntes también incluye las habitaciones de hostales de la capital balear, que, en ciertas épocas del año, son alquiladas por el Ayuntamiento para que las ocupen estos usuarios, ya que su número oscila dependiendo de la época y de varios condicionantes y, por lo tanto, las plazas que requiere "son elásticas", apuntó Grosske.

EXPERIENCIA PILOTO

Respecto al Servicio de Apoyo a la Ciudadanía, que puso en marcha hace tres meses el área de Bienestar Social, Participación y Cultura, los 21 aparcacoches municipales consiguieron en este tiempo "abrumadoramente" la satisfacción vecinal, ante la perspectiva de que ya no se tengan que pagar propinas a los alrededor de 180 'gorrillas' que venían actuando desde hace años de manera ilegal, pero no desplazan a los alegales.

Sin embargo, Eberhard Grosske admitió que no se produjeron avances claros en cuando al retirada de forma "no coercitiva, sino pacífica" de los que venían actuando --muchos de ellos con problemas de adicciones-- y, a ese respecto, recordó que se trata de un programa pionero y de carácter eventual, que expira dentro de otros tres meses, para dar paso después a un debate municipal sobre su mantenimiento futuro.

Los aparcacoches municipales, que complementan su actuación ofreciendo información a la ciudadanía, el teniente de alcalde detalló que son escogidos por el Servicio de Ocupación de las Illes Balears (SOIB) entre parados de larga duración, que son sometidos a formación y contratados a jornada completa con una nómina de unos 1.000 euros al mes. Precisamente, los vecinos de las zonas afectadas reclamaron que se amplíe el horario de este servicio.

Concretamente, éste implica ayudar a los conductores a aparcar sin percibir ningún dinero a cambio, y se presta en los paseos Mallorca y des Portixol, las plazas del Carmen, Sant Francesc, La Misericòrdia, de los Patines, de la Porta des Camp, y las calles Conqueridors y Nureddunna, así como en las inmediaciones de el Corte Inglés, el Hospital de Son Dureta y las dependencias de Extranjería, en el Polígono de Levante.