hijo

El laboratorio gijonés Biozell realizó algo más 400 pruebas de paternidad en 2008, de los que un 30% procedían de asturianos

GIJÓN, 24 (EUROPA PRESS)

Los laboratorios Biozell, con sede en el parque tecnológico de Gijón son especialistas en pruebas genéticas de paternidad. Tanto es así que a lo largo del pasado 2008 han realizado más de 400 pruebas. Según explicó a Europa Press la directora técnica de los laboratorios, Lucía Camacho, el 20 por ciento de las pruebas realizadas en el laboratorio descartan el parentesco biológico padre-hijo.

No obstante, Camacho, en una entrevista concedida a Europa Press, aseguró que hay que tener en cuenta que la prueba "no siempre la realizan padres que tienen reconocidos a sus hijos y quieren salir de la duda".

"También hay casos donde el presunto padre busca demostrar que en realidad no lo es, madres que quieren salir de dudas, es decir que los motivos de solicitud de la prueba son varios, pero realmente en la gran mayoría de los casos los desconocemos", dijo Camacho.

En el caso de estas pruebas, según la directora del laboratorio, lo más habitual es que solicite la misma el presunto padre que "simplemente, quiere salir de la duda". "Hay que tener en cuenta que en este tipo de pruebas nuestros clientes buscan ante todo discreción y confidencialidad, por lo que nuestro contacto con los clientes es mínimo y en la mayoría de los casos desconocemos el motivo exacto de la solicitud de la prueba", dijo.

Sobre la evolución de la demanda de este tipo de pruebas, Camacho indicó que a lo largo del pasado año 2008 se realizaron algo más de 400 y en lo que va de año esa demanda se mantiene. "Biozell fue uno de los primeros laboratorios en realizar este tipo de pruebas en España. Al principio la demanda era mucho más puntual, pero desde hace unos dos o tres años, el número de pruebas realizadas aumentó de forma considerable", manifestó la directora del laboratorio.

Respecto al número de asturianos que recurren a la prueba de paternidad, camacho explico que son aproximadamente el 30% de las pruebas que llegan al laboratorio las que proceden de Asturias, el resto lo hace de todas las regiones del país.

MÉTODO.

Preguntada por el método utilizado en el laboratorio para llevar a cabo las pruebas, Lucía Camacho explicó que en Biozell se analizan múltiples regiones o polimorfismos de ADN entre las que destacan los 13 polimorfismos STR que componen el núcleo del sistema de identificación del FBI.

"La utilización de polimorfismos STR tiene múltiples ventajas entre las que destacan la fiabilidad en la determinación del tipo genético, la alta variación entre las personas y la existencia de amplias bases de datos poblacionales que posibilitan el cálculo de las probabilidades de paternidad con gran exactitud", explicó Camacho.

Indicó que las muestras que más analizan son las de mucosa bucal en bastoncillos de algodón, o de sangre si proceden de un laboratorio, pero añadió que también es cierto que les llegan muestras de todo tipo, desde colillas, cabellos, restos de sangre seca en tiritas, chupetes de bebés. "Siempre decimos que los particulares nos ganan en imaginación a la hora de enviar muestras para su análisis", afirma la directora de Biozell.

En cuanto a la fiabilidad del resultado, la directora del centro destacó que la prueba de ADN es la más precisa que puede hacerse para comprobar una paternidad. Si el resultado de la prueba es el de "paternidad descartada", entonces la fiabilidad de este resultado es del 100%. Si por el contrario la paternidad queda probada, entonces la fiabilidad del resultado queda fijada mediante un análisis estadístico utilizando datos de las frecuencias de las poblaciones. Esta fiabilidad es superior al 99.9%

Las pruebas, cuyos resultados se entregan entre 3 y 5 días desde la recepción de las muestras en el laboratorio y la confirmación del pago, tiene un precio básico de 390 euros.

"Esa es la prueba de paternidad básica. Se trataría de una prueba a título informativo, donde el solicitante de la prueba puede realizar la toma de muestras a nivel particular, con el material e instrucciones que le facilitamos. En este tipo de pruebas no se incluyen nombres propios, su valor es exclusivamente informativo, ya que no hay seguridad de la identidad de las muestras que nos envían al laboratorio", explicó

Para pruebas con una posible validez judicial, es imprescindible que la toma de muestras se realice acudiendo al laboratorio, donde se identifican a todos los participantes en la prueba, de forma que no cabe duda sobre la procedencia de las muestras. En este caso el precio de esta prueba sería de 590 euros.