Hoy entran en funcionamiento las 10 líneas de búho ampliadas de la EMT, con 400.000 potenciales nuevos usuarios

La red contará con más de 600 kilómetros, 1.540 paradas y 49 vehículos en días laborables y 114 los fines de semana

El coste de la ampliación será de un millón de euros anuales, aproximadamente, un 10% más del presupuesto actual

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Esta noche a las 23.30 horas entrarán en funcionamiento las nuevas diez líneas de búhos ampliadas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid, que tendrán 400.000 potenciales nuevos usuarios para los más de 600 kilómetros de la red, que contará a partir de ahora con 1.540 paradas, 49 vehículos en días laborables y 114 en los fines de semana.

El delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Pedro Calvo, presentó hoy las ampliaciones de itinerarios, que pondrán al día una red que funciona desde hace 25 años y que no se renueva desde hace casi una década. De las 24 líneas nocturnas de la EMT más dos circulares, diez serán ampliadas para dar servicio fundamentalmente a los nuevos desarrollos urbanísticos y en otras dos se modificará el recorrido.

El cambio supondrá 57 nuevos kilómetros de red (de 551 a 608 kilómetros, +10 por ciento), 142 nuevas paradas (de 1.398 a 1.540, +10 por ciento) y diez vehículos más entre semana (de 49 a 56, +20 por ciento) y 16 los fines de semana (de 114 a 130, +14 por ciento), lo que hace un total de 189 autobuses en servicio por las noches. Gracias a este despliegue, un millón de madrileños podrán llegar a casa en transporte público por superficie en horario nocturno, unas 400.000 personas más que hasta ahora.

En concreto, las zonas beneficiadas serán Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro, Barajas, Colonia Fin de Semana Valderribas, Ensanche de Vallecas y Ensanche de Carabanchel, con especial incidencia por tanto en los distritos de Fuencarral-El Pardo, Hortaleza, Barajas, San Blas, Vicálvaro, Villa de Vallecas y Carabanchel.

Según informaron fuentes de la empresa a Europa Press, la inversión necesaria para esta ampliación será aproximadamente de un millón de euros anuales en gasto corriente (+10 por ciento), si bien para este año sólo será necesaria la mitad por comenzar a funcionar los autobuses a mitad de año.

Según datos de la EMT, anualmente la red de búhos atiende a 5 millones de viajeros, con una media de 40.000 personas un sábado normal y hasta 80.000 los días en los que hay actividades extraordinarias en la ciudad como La Noche en Blanco. "Con el incremento que entra en vigor hoy, la red de búhos de Madrid es la más importante de Europa", aseguró Calvo.

Para atender tanto esta ampliación como las renovaciones dentro de la plantilla de la empresa, la EMT incorporará unos 200 nuevos conductores este año. Con las modificaciones presentadas hoy, el Ayuntamiento da por concluidas las mejoras necesarias para la EMT esta legislatura. Tanto el horario (de 11.30 a 5.45 horas) como el precio del billete (un euro el sencillo) se mantendrán pese a los cambios.

CAMBIOS EN LAS LÍNEAS

Así, la Línea N1 Cibeles-Virgen del Cortijo pasará a denominarse Cibeles-Sanchinarro, y circulará por la avenida de Francisco Pi y Margall, Ana de Austria, Niceto Alcalá Zamora, Alcalde Conde de Mayalde y Príncipe Carlos; es decir, cinco kilómetros más con catorce paradas y dos autobuses extra en servicio.

La N4 Cibeles-Barajas circulará por Josefa Valcárcel, Telémaco y Juan Ignacio Luca de Tena, y por la Colonia Los Molinos. Contará con 1,2 nuevos kilómetros de recorrido, once paradas adicionales y dos autobuses más en servicio.

La línea N5 Cibeles-Ciudad Pegaso pasará a ser Cibeles-Colonia Fin de Semana prolongará su recorrido a través de las calles de Deyanira, Campezo, Samaniego, Arcaute, Invierno y Fermina Sevillano. En total, seis kilómetros más con 16 paradas y tres vehículos en la ruta.

La línea Cibeles-Vicálvaro (N7) seguirá hasta Valderrivas a través de la Gran Vía del Sureste, San Cipriano y Minerva, lo que añadirá 4,5 kilómetros a su itinerario con doce paradas. A este recorrido se sumarán dos buses, mientras que la N9 Cibeles-Villa de Vallecas llegará ahora hasta el Ensanche a través de avenida Villa de Vallecas, Granja de San Ildefonso, La Gavia, Las Suertes, Gran Vía del Sureste y avenida del Ensanche de Vallecas. En total, diez kilómetros y 19 paradas más servidas por tres vehículos adicionales.

La N16 (Cibeles-Carabanchel Alto) pasará a ser Cibeles-Avenida de la Peseta por Aguacate, Calderilla y Peseta, hasta la confluencia con la avenida de Carabanchel Alto. Contará con seis nuevos kilómetros de recorrido, quince paradas adicionales y tres autobuses más en servicio. En cuanto a los búhos que llegan hasta Carabanchel Alto (N17) circularán por Casatejada, Lonja de la Seda y Peseta, es decir, 2,6 kilómetros adicionales y ocho paradas para tres autobuses más.

Hacia el norte, la N21 de Cibeles a Lacoma llegará hasta Arroyofresno, sustituyendo en parte al recorrido que hacía hasta ahora la línea N23, a través de Isla de Arosa, Cardenal Herrera Oria, Ventisquero de la Condesa, Cerro Minguete y de Pinares Llanos. Serán 2,7 nuevos kilómetros de recorrido, nueve paradas adicionales y dos autobuses más en servicio.

Por su parte, la N23 discurrirá más allá de Arroyofresno hasta Montecarmelo, añadiendo 8 kilómetros a través de Valencia de Don Juan --Fermín Caballero a la vuelta--, Alfredo Marqueríe, Moralzarzal, Nuria, La Masó, Costa Brava, Monasterio de las Huelgas, Monasterio de Silos y Monasterio de El Escorial. Los tres buses extras pararán en 22 nuevos apeaderos.

En cuanto a la N24, que hasta ahora llegaba a Fuencarral, ampliará su itinerario en once kilómetros y 16 paradas hasta Las Tablas por Afueras a Valverde, Autovía Madrid-Colmenar, carretera de Acceso a la A-1, Federico Mompou, Castillo de Jaca, Camino de Santiago, San Millán de la Cogolla, Atapuerca, Santo Domingo de la Calzada, Valcarlos, Tierra de Melide e Isabel Colbrand. Tres nuevos vehículos se incorporarán a la línea.

Además, la EMT ha aprovechado esta ampliación de la red para acometer con carácter definitivo dos cambios de itinerario de menor entidad en las líneas N16 (Cibeles-Avenida de la Peseta) y N18 (Cibeles-Aluche), que consolidarán su recorrido a través de Gran Vía, dejando de pasar por la Puerta del Sol, en sentido Avenida de la Peseta y Cibeles, respectivamente.

Las cabeceras de todas las líneas seguirán estando repartidas en diferentes puntos de la plaza de Cibeles: Banco de España, el final de la calle Montalbán, la Casa de América, el Paseo Recoletos y la sede del Ejército de Tierra. Además, el servicio búho se ve complementado con el que Metro presta por las noches.

Para informar sobre todos estos cambios, el Consorcio Regional de Transportes (CRT) editará 60.000 planos con las rutas modificadas para repartir entre los usuarios.