IU pedirá retirar la simbología sobre la dictadura o guerra civil en las calles de municipios de Guadalajara

También defenderá una moción en defensa de los ríos de la provincia con que disminuya de forma progresiva los trasvases entre cuencas

GUADALAJARA, 20 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Izquierda Unida en la Diputación de Guadalajara pedirá en el pleno que se celebrará mañana la retirada de la simbología y los nombres de calles y plazas con reminiscencias de la guerra civil o de la dictadura franquista que existan en los municipios de la provincia, al igual que ya hiciera con la medalla de la ciudad concedida a Franco, "en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica.

En rueda de prensa, el diputado provincial de IU, Jesús Recuero, recordó que el cumplimiento de la ley es obligado, aunque no todos estén de acuerdo con ella, y señaló que "en su artículo 15, la Ley pretende evitar toda exaltación de la sublevación militar del 17 y 18 de julio de 1936, así como de 1932, de la guerra civil española y de la represión de la dictadura hasta la muerte del dictador el 20 de noviembre de 1975".

Ante esto, el diputado de IU estima que entre 25 y 30 pueblos de la provincia se verán afectados de aprobarse esta medida. Si es así, se informará a todos los ayuntamientos y su formación "estará vigilante para que se cumpla la Ley", advirtió.

A su juicio, en la ley se apuesta por que "los ciudadanos españoles de hoy en día tengan derecho a que los símbolos públicos y el callejero de su municipio sean ocasión de encuentro, y no de enfrentamiento, ofensa o agravio". Asimismo, "quiere contribuir a cerrar heridas todavía abiertas entre los españoles, y a reparar a los ciudadanos que sufrieron, directamente o en la persona de sus familiares, las consecuencias de la tragedia de la Guerra Civil o de la represión de la dictadura franquista, siendo toda la sociedad española reconocida y honrada en su conjunto".

Para Recuero, "la Ley de Memoria Histórica promueve los valores constituciones y el conocimiento de nuestro pasado para evitar que se repitan situaciones de intolerancia y violación de Derechos Humanos como las vividas entre 1936 y 1975", y más allá del imperativo legal y la necesidad de su aplicación "es necesaria la implicación y el deber por los que las administraciones públicas tenemos que dar ejemplo a todos los ciudadanos".

Por todo eso, IU propone a la Diputación de Guadalajara que pida a los ayuntamientos de la provincia que, en cumplimiento de la Ley 52/2007, "retiren de su callejero los nombres de calles o plazas que aún recuerden y glorifiquen el nombre de los protagonistas", así como que "retiren los monumentos de semejante índole que perduren en los espacios públicos de los municipios", sentenció.

DEFENSA DE LOS RÍOS

De otro lado, IU defenderá también en el pleno de mañana una moción "en defensa de nuestros ríos", un aspecto que se encontraba recogido en el acuerdo de IU con el PSOE suscrito en junio de 2007 para formalizar el Pacto de Gobierno en la Diputación provincial.

Según Recuero, en el acuerdo se abogaba por realizar una "defensa firme" de todos los recursos hídricos de Guadalajara, evitando que un recurso escaso como es el agua pueda hipotecar el futuro y el desarrollo sostenible de la provincia.

En este contexto, IU pretende dar un impulso constitucional con esta moción a un tema "de permanente actualidad" en la provincia, que ve día a día cómo sus recursos hídricos "se envían alegremente a otras provincias sin que las numerosas protestas de las entidades políticas, sociales y sindicales obtengan una respuesta clara por parte del Gobierno central".

Así, recordó que por la provincia de Guadalajara discurren, además del Tajo, ríos como el Jarama, el Sorbe, el Bornova, el Cañamares, el Badiel, el Dulce, o el Salado, que son tributarios del río Henares, el Tajuña, el Ablanquejo, el Bullones, el Cabrillas, o el Gallo, en la zona de Molína de Aragón. Se trata de ríos "que abastecen a numerosas poblaciones de la provincia, por lo que deben ser tenidos en cuenta a la hora de acometer cualquier plan de desarrollo sostenible provincial", añadió.

"Hace 30 años, cuando en 1979 finalizaron las obras de construcción del trasvase Tajo-Segura, empezó un trasiego de agua de los pantanos de cabecera del Tajo a los de la cuenca del Segura. Los más optimistas o, como el tiempo ha terminado por demostrar, los más interesados, explicaron a los ingenuos habitantes de las poblaciones ribereñas del Tajo que no nos preocupásemos ni nos alarmásemos, que las aguas trasvasadas serían exclusivamente las excedentarias, que cifraron unos en 600 hectómetros cúbicos y otros en 1.000", explicó Recuero.

De paso, prosiguió, "cumpliríamos con el ineludible y siempre loable principio de solidaridad interregional, contribuyendo a saciar la sed y las necesidades hídricas de la deficitaria cuenca del Segura". "Izquierda Unida, ya desde entonces, reprobó el método y su alcance, aunque todos estábamos de acuerdo con el principio de dar agua al sediento", subrayó el diputado provincia.

Por todo ello, IU llevará al pleno de mañana una moción para que se establezcan los caudales ecológicos adecuados en todos los ríos de la provincia, así como para que éstos se vean reflejados en el Plan Hidrológico de la cuenca del Tajo, como en los que se vayan a elaborar en el futuro.

También reclaman la "disminución progresiva" de los caudales trasvasables a medida que entren en funcionamiento las desaladoras previstas en el Programa Agua del litoral Mediterráneo, "hasta la extinción del trasvase Tajo-Segura, o cualquier otro trasvase que no sea para consumo humano. En ningún caso, el agua trasvasada durante este tiempo será empleada para el riego de campos de golf".

Finalmente, Recuero advirtió que IU pedirá que se paralice la venta de agua por parte de los regantes del Tajo, y de sus dotaciones de riego a otras cuencas hidrográficas, y que los proyectos de depuración "contemplen las soluciones más adecuadas en cada caso para conseguir una correcta depuración de las aguas de los grandes ríos", concluyó.