Jaizkibia inicia el derribo de pabellones de La Herrera Norte, con un coste de casi 600.000 euros y un plazo de un año

Olano confía en que el convenio urbanístico de la zona se firme en breve aunque Ziganda pide que se deje decidir a los pasaitarras

SAN SEBASTIAN, 23 (EUROPA PRESS)

La Sociedad para la regeneración de la bahía de Pasaia (Gipuzkoa) inició hoy el derribo de los pabellones de la zona norte de La Herrera, con una superficie de casi 5 hectáreas, actuación adjudicada por un importe de 590.572 euros y que estará ejecutada en un año, tiempo durante el cual se avanzará también en la descontaminación de suelos y en los correspondientes acuerdos urbanísticos.

El diputado foral de Gipuzkoa y presidente de Jaizkibia, Markel Olano, presidió hoy el acto simbólico de inicio de estos derribos celebrado en el almacén que ocupó la empresa Almacenes Ortega.

Durante su intervención, Olano estuvo acompañado de la vicepresidenta de Jaizkibia y alcaldesa de Pasaia, Maider Ziganda (ANV), del presidente de la Autoridad Portuaria de Pasajes, Joxe Joan González de Txabarri, la diputada de Movilidad y Ordenación del Territorio, Arantza Tapia, y del director general de Jaizkibia, José Ramón Izkeaga.

Olano destacó que, con el inicio del derribo de los pabellones de la Herrera Norte, que cuenta con una superficie de 47.390 metros cuadrados, se da "un paso muy importante", ya se "pasa de las palabras a los hechos", a la "visualización concreta de los pasos que se van a ir produciendo" en el camino de la regeneración de Pasaialdea, "una de las grandes tareas que Gipuzkoa tiene pendiente" y que "ya no tiene marcha atrás".

El diputado general explicó que mientras se ejecuten los derribos, a medida que la actividad de la zona se vaya trasladando, principalmente al nuevo polígono de Nabalaldea en Pasai Donibane, se avanzará en la descontaminación de suelos, así como en los acuerdos urbanísticos que las instituciones responsables "están ultimando para el futuro de este entorno". Este convenio urbanístico deberá ser suscrito "próximamente" por Jaizkibia y los ayuntamientos de Pasaia y San Sebastián.

Olano subrayó que el objetivo último de esta regeneración será "urdir un tejido urbano de calidad en toda la zona que será liberada", y para ello habrá que "imaginar, consensuar y llevar a cabo el diseño y ensamblaje de unos proyectos urbanos para esa zona vacía" donde tiene que "empezar a surgir el nuevo Pasaialdea".

Para ello, recordó que será "indispensable" concitar "los máximos consensos políticos y sociales", de manera que se encauce "la solución definitiva" que coloque a Pasaialdea "en el Siglo XXI, en un horizonte de desarrollo, progreso y calidad de vida".

"Vamos a trabajar de manera conjunta, aunando esfuerzos para abordar la ejecución de todo este proceso", porque "existe una apuesta decida y real". En este sentido, pidió a los pasaitarras que "más que realizar un ejercicio de fe, confíe en que la regeneración de la bahía de Pasaia no tiene marcha atrás y avanza en todos sus aspectos de un modo importante".

Olano destacó la "complejidad del esfuerzo" que están llevando a cabo el conjunto de las administraciones, en colaboración con "el ámbito privado y la sociedad", para llevar a cabo este proceso en tres ámbitos, el primero el portuario, que conllevará un periodo de "adaptación" portuaria para "la mejora de los servicios prestados", el cual contemplará derribos, creación de nuevos pabellones y la puesta en marcha de un nuevo Plan Especial para la Ordenación "adecuada" de este ámbito y su "enfoque medioambiental".

En segundo, en el del puerto exterior, con el que el Estado, vía a un acuerdo presupuestario que se produjo "en relación a los Presupuestos Generales del Estado", ha establecido "un compromiso político importante de apuesta por su construcción", indicó. Además, apuntó que ya se ha puesto en marcha "la tramitación para la próxima licitación del proyecto de construcción de los accesos viarios al puerto exterior", y por último el de la regeneración urbana de la bahía.

Al respecto, apuntó como "hitos" el "avance" que se está produciendo "un acuerdo interinstitucional y el compromiso de financiación para la reconstruir, renovar y regenerar la lonja pesquera", los pasos que se están produciendo "en la mejora de accesos a la zona en carreteras y carriles para ciclistas", la nueva estación de EuskoTren y en el derribo de pabellones de La Herrera Norte.

"VOLUNTAD DE LA CIUDADANIA"

Por su parte, Ziganda consideró que los usos que se den a la zona liberada de La Herrera deberán "responder a los déficit estructurales que tienen los pasaitarras" y definirse "respetando la voluntad de la ciudadanía".

En este sentido, mientras que Olano aseguró que el proceso que está desarrollando la mesa interinstitucional, coordinada por Jaizkibia, en la que están participando la Diputación, la Autoridad Portuaria de Pasaia, y los consistorios pasaitarra y donostiarra para determinar la futura ordenación de La Herrera "va por buen camino" y confió en que, "en breve plazo", haya "un acuerdo" al respecto, Ziganda reclamó a "todas" las instituciones implicadas "respeto" para que esa decisión "se adopte en Pasaia y entre los pasaitarras".

También pidió "respeto" a las "competencias de todos los ayuntamientos que tienen que tramitar y aprobar el Plan Especial" para la Ordenación del puerto.

Finalmente, recordó esos "acuerdos que en reiteradas ocasiones se han adoptado en diversas instituciones, como el Gobierno Vasco o la Diputación" en los que "se entiende que no se debe supeditar la regeneración de Pasaia a la construcción del puerto exterior", que "está ahí y se hará o no" pero que "en ningún caso puede poner en cuestión que la regeneración de Pasaia siga su curso".