Jesús Pardo pone fin a sus memorias con su propia muerte, a los 93 años, en 'Borrón y cuenta vieja'

Según el escritor santanderino, "lo importante es seguir viviendo hasta la muerte"

SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS)

El escritor Jesús Pardo (Santander, 1927) ha puesto fecha a su muerte en su tercer y "definitivo" libro de memorias, 'Borrón y cuenta vieja', para "cortar toda posibilidad" de escribir el cuarto. En concreto, será en el 2020, a los 93 años, y espera llegar a esa fecha "con la cabeza lúcida" porque, "lo importante es seguir viviendo hasta la muerte".

Pardo, que presenta hoy en su ciudad natal este libro, recién publicado, explicó que se ha "dado un margen razonable" de 11 años para seguir escribiendo, aunque no ya sobre sí mismo y su vida, como hizo también en 'Autorretrato sin retoques' y 'Memorias de memoria'.

En 'Borrón y cuenta vieja', cuenta, además de su propia muerte, dos "grandes crisis" que le han afectado "hasta hace poco": una "depresión brutal" y la posterior sensación de "angustia y vacío" que supuso "volver a la realidad".

Según ha contado hoy en conferencia de prensa, la depresión, que los especialistas achacaron a la "química", le tuvo casi un año "sin hablar", pese a ser más bien "charlatán", provocándole cambios radicales en su manera de ser. Así, el "manirroto" que ha sido siempre se prohibía pedir un croissant en una cafetería porque le parecía "muy caro", y el hombre que toda su vida ha leído "obsesivamente" cogió "asco" a los libros.

Una vez superada esta fase comenzó la de vuelta a la realidad, que ha concluido con su vuelta a la religión. "Me he vuelto católico practicante" y de "misa y comunión dominical", confesó Pardo, tras vivir "50 años como un pagano", lo que le lleva a pensar que "quizás la depresión fuese menos química" de lo que dicen los entendidos.

En el libro también echa una mirada al pasado e incluye una "galería de escritores" a los que conoció hace 60 años en el Café Gijón de Madrid. Son "10 ó 12 semblanzas" de autores que fueron conocidos en su momento y que hoy están "injustamente olvidados", y cuya recuperación puede ser "muy útil", según Pardo, para que una vez muerto él no desaparezcan por completo.

Entre ellos citó a Julián Ayesta, autor de la novela 'Elena o el mar del verano', que calificó como "una joya", que sólo puede encontrarse en Internet, y es que, según el escritor santanderino "el olvido y el recuerdo no tienen nada que ver con la justicia, es puro azar".

EL TANGO DE CELA

Dentro de este capítulo aparecen también figuras como José Hierro y el también poeta y "santanderino" Carlos Salomón, este último "olvidado" pese a que para Pardo es en "algunos" aspectos más "importante" que el primero.

Además, incluye a su también amigo, como los anteriores, Camilo José Cela, y descubre de él algo "que nadie sabe" y es que compuso un tango que bailó con el propio Jesús Pardo en su casa "y quedó muy mono", señaló con humor el escritor.

Pardo también contó que hasta que no escribió 'Ahora es preciso morir', su primera novel y en cierta manera también un libro de memorias sobre su niñez santanderina, o más bien 'sardinerina', ya que fue en el Sardinero donde transcurrió su infancia, no pudo abordar otros temas.

Después de cuatro versiones, publicó por fin esta obra y, como si de "un tapón de gaseosa" se tratara, ya nunca ha dejado de escribir "Mi memoria me pedía quitarme de encima mi niñez santanderina" y desde entonces son ya 25 los libros que ha escrito, "y espero seguir escribiendo otros 25", dijo.

El Sardinero y Santander, la ciudad de la que se fue a los 21 años, y a la que ha estado "echando de menos" el resto de su vida, según dijo, son un referente en su obra y también en su reciente "conversión al catolicismo". "Es un catolicismo santanderino" y "alto burgués", que necesita "que haya pobres" y que "no se da fuera del Sardinero", precisó con ironía.

Jesús Pardo presentará 'Borrón y cuenta vieja' a las ocho de la tarde en el Centro de Acción Social y Cultural de Caja Cantabria (Casyc).