Jiménez reconoce que el sistema es difícil de implantar y valora el trabajo de CCAA como Aragón

ZARAGOZA, 6 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Políticas Sociales, Trinidad Jiménez, ha reconocido hoy en Zaragoza que el sistema de Atención a la Dependencia es difícil de implantar y no puede ponerse en marcha en tan sólo dos años, al tiempo que ha valorado el "gran esfuerzo" de Comunidades autónomas como la de Aragón en su desarrollo.

Jiménez se ha pronunciado así con motivo de su intervención en el XI Congreso Estatal de Trabajo Social, que se celebra desde hoy y hasta el viernes en el Auditorio de Zaragoza y al que asisten 1.300 profesionales.

La ministra ha estado acompañada en la inauguración por el secretario general de Política Social, Francisco Moza; el delegado del Gobierno, Javier Fernández; las consejeras de Sanidad y de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón, Luisa Noeno y Ana Fernández, respectivamente, y el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) del Partido Socialista, Pedro Zerolo.

Jiménez ha subrayado que el Gobierno y las Comunidades autónomas están construyendo un nuevo derecho con la aplicación de la Ley de la Dependencia, "un derecho que garantiza la calidad de vida de todas las personas y por tanto, la libertad".

Por su parte, la consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, ha señalado que la protección social "es una cuestión prioritaria en la política social del Gobierno de Aragón" y ha destacado el papel de los trabajadores sociales para alcanzarla.

"Son actores de primer orden, sobre todo en un periodo en el que los servicios sociales están experimentando cambios cualitativos sin precedentes", ha indicado Fernández, que también ha destacado el papel del Colegio de Trabajadores Sociales de Aragón para definir la identidad de esta profesión, con un itinerario paralelo a las transformaciones sociales.